El Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia desmintió hoy que prepare un atentado en Bogotá, como advirtió la embajada de Cuba y recogió el gobierno colombiano, y advirtió que puede tratarse de un “falso positivo montado por la inteligencia militar del estado colombiano”.

En un comunicado difundido hoy y fechado “desde las montañas de Colombia”, el ELN explicó que tras “verificar con todas las estructuras guerrilleras”, está en condiciones de afirmar que “la información que recibió la Embajada de Cuba en Bogotá no hace parte de los planes militares del ELN, y es posible que se trate de un falso positivo montado por la inteligencia militar del Estado colombiano".

Para la organización, la versión apunta a “intensificar las presiones internacionales contra nuestra delegación de diálogos que se encuentra en Cuba”, publicó el sitio del diario El Tiempo.

El embajador cubano en Bogotá, José Luis Ponce, había enviado una carta al gobierno de Iván Duque, en la que se alertaba sobre un eventual "ataque militar" en la capital, por parte de los rebeldes.

"Nuestra embajada recibió una información, cuya verosimilitud no podemos evaluar, acerca de un supuesto ataque militar por parte del frente oriental de guerra del ELN para los próximos días en Bogotá", aseguró en su mensaje el diplomático, quien añadió que su gobierno indagó con los negociadores de paz de esa organización asentados en La Habana, quienes manifestaron "total desconocimiento" de la versión.

El ELN dejó en claro, además, que “en asuntos militares” existe “un mando centralizado en los tres miembros del Comando Central que están en el país, junto con los integrantes de la Dirección Nacional y del Estado Mayor Nacional que están en los territorios de cada uno de los Frentes de Guerra”.

Reiteran que quienes se encuentran en La Habana, Cuba, tienen la orientación exclusiva de realizar un trabajo en la búsqueda de la paz, “y no participa en la elaboración de planes militares ni mucho menos en la orientación y ejecución de operaciones militares”, aunque las conversaciones para un eventual acuerdo están suspendidas hace tiempo.

Apenas conocida la versión del probable atentado, el ministro de Defensa, Diego Molano, insistió en reclamar a Cuba la extradición de los jefes de la guerrilla y reseñó que el grupo es calificado como terrorista por Estados Unidos y Europa.

Hoy Molano insistió en su reclamo a La Habana: si "tiene intenciones de colaborar en temas de terrorismo, lo mejor que podría hacer es extraditar a los cabecillas del ELN".

Para el jefe de la cartera de Defensa, los rebeldes alojados en La Habana "tienen información del terrorismo" que podría ser útil para "las autoridades" y "la justicia de Colombia", informó la agencia Ansa.

Cuba ofreció ser sede de los diálogos de paz entre el entonces gobierno de Juan Manuel Santos y el ELN, pero con la llegada de la administración de Duque y tras el atentado con coche-bomba en enero de 2019 a la principal escuela de policía en Bogotá, en el que murieron 23 personas, las charlas quedaron en nada.

Desde entonces Colombia le pide a Cuba que entregue a los miembros del grupo rebelde, con el argumento de que el actual gobierno no pactó ninguna negociación de paz, pero La Habana responde que existieron conversaciones y se establecieron unos protocolos previos de seguridad para los negociadores que se deben respetar. (Télam)