Un menor de 15 años fue asesinado hoy por el ejército de Israel en medio de una protesta de palestinos en el norte de la ocupada Cisjordania, en un episodio que reactiva las alarmas tras casi dos semanas de relativa calma en la región

Luego de los 11 días de guerra entre el movimiento Hamás y el ejército israelí -que dejó 243 muertos en la Franja de Gaza y 12 en Israel-, la tensión no disminuyó en Cisjordania, el territorio ocupado por Israel desde hace más de 50 años.

El Ministerio de Salud palestino confirmó hoy la muerte de un menor de 15 años, identificado como Mohammed Said Hmyael, tras recibir un disparo de un soldado israelí durante enfrentamientos en una manifestación contra “la construcción de una colonia cerca del pueblo de Beita”, al norte de Cisjordania, según indicó la agencia oficial palestina Wafa.

Además, seis palestinos resultaron heridos por balas disparadas por el ejército israelí, quien consultado por la agencia de noticias AFP no quiso hacer comentarios sobre lo sucedido.

Sin embargo, este episodio no fue el único en los últimos días.

Ayer, policías israelíes de civil mataron a tres palestinos, entre ellos dos miembros de las fuerzas de seguridad, en un operativo de arresto ocurrido en la ciudad de Yenín, también al norte de Cisjordania.

Según la agencia Wafa, además, un tercero resultó herido y se encuentra hospitalizado.

Tras las protestas de palestinos durante el mes de mayo en Jerusalén y el cese al fuego -mediado por Egipto- de la guerra entre Hamás e Israel, los enfrentamientos en diversos puntos del territorio ocupado volvieron a incrementarse en las últimas semanas. (Télam)