Presionado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el comando del Ejército anunció hoy que el general en actividad Eduardo Pazuello, exministro de Salud, no sufrirá castigo por haber participado en un acto con el presidente en Río de Janeiro.

En un comunicado, la Fuerza manifestó que "el comandante del Ejército analizó y aceptó los argumentos presentados por escrito y sustentados oralmente por el mencionado general", según consignó el diario Folha de Sao Paulo.

"Así, no se caracterizó la práctica de la transgresión disciplinaria por parte del general Pazuello. Como resultado, se archivó el procedimiento administrativo que se había iniciado", dice el comunicado.

A principios de esta semana, el comandante del Ejército, general Paulo Sérgio Nogueira de Oliveira, ya había señalado a sus camaradas de armas del Alto Mando que la posibilidad de no sancionar a Pazuello estaba sobre la mesa.

Ante esos militares, según el medio paulista, Oliveira había admitido que la presión ejercida por el presidente Bolsonaro fue un factor relevante y podría ser determinante para no sancionar al general en activo, exministro de Salud.

Ayer, en un nuevo desafío a la jefatura del Ejército, Bolsonaro nombró a Pazuello secretario de Estudios Estratégicos para trabajar a su lado, justo en la víspera de que la Fuerza analizara una posible sanción por haber violado la ley militar al participar hace dos semanas de actos proselitistas en moto con la militancia ultraderechista bolsonarista.

Al aceptar las explicaciones de Pazuello la Fuerza analizó un traslado inmediato del militar activo a la condición de reserva. Este movimiento, sin embargo, dependería del propio Pazuello, que ya había dicho a los miembros del Alto Mando que no tomaría esta iniciativa mientras dure en el Senado la labor de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) de la gestión de la pandemia de Covid, donde él es uno de los principales objetivos.

El acto del bolsonarismo en Río también exhibió otra interna en el Gobierno. El vicepresidente Hamilton Mourão (PRTB) afirmó que la sanción a Pazuello tenía como objetivo “evitar que la anarquía se apodere de las Fuerzas Armadas”.

“La regla debe aplicarse para evitar que la anarquía se apodere de las Fuerzas. Así como hay personas que simpatizan con el gobierno, hay personas que no lo son", agregó Mourao.

Generales del Alto Mando expresaron entonces el deseo de que a Pazuello le ocurriera al menos algo parecido a lo que le sucedió a Mourao en 2017, cuando perdió un puesto en la cúspide del ejército tras abogar por la posibilidad de una intervención militar al gobierno de Dilma Rousseff.

En los hechos, Pazuello trangredió al participar y hablar en el acto con Bolsonaro a artículo 57 del Estatuto Militar, que impide "Demostrar públicamente a los militares en activo, sin autorización, en asuntos de carácter partidista". (Télam)