El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, llegó hoy a Teherán para negociar sobre el programa nuclear antes de que las autoridades iraníes limiten el acceso a parte de sus instalaciones si Estados Unidos no levanta las sanciones contra el país.

Rossi fue recibido por el embajador iraní ante la agencia de la ONU, Kazem Gharibabadi, y un responsable de la entidad iraní dedicada a la energía nuclear, Behrouz Kamalvandi, reportó la agencia de noticias AFP.

La breve visita, que durará hasta el domingo, se produce antes de que expire el próximo lunes el plazo fijado por el Parlamento iraní para restringir ciertas inspecciones del organismo, salvo que Washington decida levantar sus sanciones impuestas en 2018.

El presidente estadounidense Joe Biden se mostró abierto a retomar las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

Las inspecciones son parte del acuerdo firmado en 2015 por Irán y el llamado grupo 5+1 (Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Rusia y China) para limitar el alcance del programa nuclear iraní.

Sin embargo, desde que el Gobierno del expresidente Donald Trump decidiera abandonar unilateralmente el pacto en 2018 y restablecer sanciones económicas contra el país, Irán ha dejado de cumplir progresivamente parte de los compromisos aceptados en 2015.

Durante su estadía, el titular de la OIEA tendrá una "reunión con altos responsables iraníes para hallar una solución mutuamente aceptable compatible con la ley iraní" para que el organismo pueda "proseguir las actividades de verificación esenciales en Irán", según adelantó ayer en su cuenta de Twitter.

El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, aseguró esta semana que su país "anulará inmediatamente" sus medidas de represalia si Washington "levanta sin condiciones todas las sanciones impuestas, reimpuestas o rebautizadas por Trump".

En caso contrario, las nuevas medidas entrarán en vigor el martes, declaró hoy el presidente de la Organización Iraní de Energía Atómica, Alí Akbar Salehi, en una entrevista publicada en Iribnews, el portal de la televisión pública.

"Las inspecciones que excedan las medidas de salvaguarda serán suspendidas", tal y como prevé la ley, indicó Salehi, dado que, a su juicio, "la otra parte todavía no ha cumplido con sus obligaciones de levantar las sanciones".

"Durante la reunión de mañana con Grossi, se examinarán y discutirán las consideraciones de la Organización Internacional de la Energía Atómica en el marco del acuerdo de garantías y de la cooperación bilateral", agregó.

En tanto, Biden lanzó ayer un llamado a sus aliados a trabajar con Estados Unidos para responder a las "actividades desestabilizadoras" de Teherán en Medio Oriente, un día después que su Gobierno aceptara reanudar negociaciones para reactivar el acuerdo nuclear con Irán.

"Debemos responder a las actividades desestabilizadoras de Irán en Medio Oriente", advirtió a sus aliados europeos el mandatario durante la Conferencia de Múnich sobre la Seguridad, que este año fue virtual por el coronavirus.

No obstante, el líder demócrata ratificó la voluntad de su Gobierno de trabajar en estrecha colaboración con sus socios para tratar a Irán con un enfoque diferente al de Trump, de vocación unilateral y agresiva.

"La amenaza de proliferación nuclear requiere todavía una diplomacia prudente y cooperación entre nosotros", dijo Biden desde la Casa Blanca.

En ese sentido, el vocero del Gobierno iraní, Alí Rabii, aseguró hoy que la última iniciativa nuclear de Irán no impedirá a Teherán responder a cualquier demostración de buena voluntad de Washington, y expresó su optimismo sobre el proceso diplomático en curso.

La República Islámica siempre negó que tuviera intención de poseer armas nucleares. El acuerdo internacional de 2015 preveía el levantamiento de sanciones a cambio de que Irán renunciara a la bomba atómica. (Télam)