El diputado brasileño de ultraderecha Daniel Silveira, indultado por el presidente Jair Bolsonaro tras haber sido condenado a casi nueve años de prisión por amenazar de muerte a jueces del Supremo Tribunal Federal (STF), fue elegido miembro de hasta cinco comisiones de la Cámara de Representantes, entre ellas la de Constitución y Justicia (CCJ).

Este nombramiento desató polémica entre algunos legisladores, que lo calificaron hoy como una "afrenta" al Congreso, según reportó la agencia de noticias Europa Press.

Además de la CCJ, Silveira integrará las comisiones de Cultura, Educación y Deporte y fue también elegido vicepresidente de la comisión parlamentaria de Seguridad Pública y Lucha contra el Crimen Organizado.

Diputado por el ultraconservador Partido Laborista Brasileño (PTB), Silveira es motivo de polémica en el país, luego de que la semana pasada Bolsonaro decidiera indultarlo menos de 24 después de que fuera condenado a ocho años y nueve meses de cárcel por amenazas físicas a los jueces del tribunal supremo y atentar contra la Constitución.

Durante la investidura en la Comisión de Seguridad, el legislador criticó el "activismo judicial" del que supuestamente fue víctima cuando ejercía como agente de la Policía Militar (PM), época en la que acumuló varias denuncias.

"Los agentes de seguridad pública están muy perseguidos, son detenidos arbitrariamente (...). Yo mismo fui huésped del Batallón Especial de la PM de Río de Janeiro de forma arbitraria por el activismo judicial y ahí pude sentarme con compañeros y ver varios procesos cargados de errores formales", señaló Silveira, uno de los principales aliados del mandatario brasileño.

Sin embargo, varios diputados reiteraron este jueves que su presencia en las instituciones representa una "afrenta" a la Corte Suprema.

Si bien el máximo tribunal confirmó que Bolsonaro cuenta con la prerrogativa de otorgar el indulto, eso no implica que Silveira esté exento de cumplir con el resto de la pena, una multa económica y su inhabilitación política.

"El delincuente debería estar en la cárcel e inhabilitado, pero es aupado a una posición estratégica. En la CCJ amplia sus oportunidades de burlar los castigos a sus crímenes", lamentó el diputado del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) Ivan Valente.

En la misma línea se manifestó la parlamentaria del Partido Socialista (PSB) Tabata Amaral, para quien la elección de "un diputado condenado por amenazar a la democracia" supone un "escarnio" para el Congreso. (Télam)