Un gran sondeo a boca de urna mostró que los estadounidenses votaron hoy para renovar el Congreso con alto nivel de preocupación sobre el presente del país y de descontento con la gestión del presidente demócrata Joe Biden, sobre todo por la inflación.

El aumento de los precios encabezó la lista de preocupaciones de los votantes en las elecciones, con el aborto en segundo lugar, informaron CNN y otras cadenas de noticias, que encargaron el estudio nacional a la consultora Edison Research.

Aproximadamente una tercera parte de los votantes dijo que la inflación fue el factor decisivo de su voto, mientras que alrededor del 27% dijo que fue la interrupción del embarazo.

El resto se dividió aproximadamente en partes iguales entre el crimen, la tenencia y la violencia con armas y la inmigración a la hora de identificar sus principales preocupaciones al votar en los comicios.

Las opiniones del electorado sobre la economía fueron en gran parte pesimistas.

Solo alrededor de una cuarta parte dijo ver positivamente de la condición actual de la economía, aproximadamente tres cuartas partes la vieron negativamente y alrededor de cuatro de cada 10 dijeron que era francamente pobre.

Eso es más pesimista que en las anterior elecciones de mitad de mandato, de 2018, cuando el 68 % de los votantes dijo que el estado de la economía era excelente o bueno, y las elecciones presidenciales de 2020, cuando el 49 % dijo lo mismo.

Alrededor del 46% de los votantes en esta elección dijo que la situación financiera de su familia ha empeorado en los últimos dos años, desde que Biden llegó al poder, mientras que solo 1 de cada 5 dijo que había mejorado.

Más de las tres cuartas partes de los votantes en las elecciones de este año dijeron

que la inflación les ha causado dificultades a ellos y sus familias durante el último año, y alrededor del 20% dijo que ha sido una dificultad grave.

Cerca de seis de cada 10 dijeron que los precios de la nafta, específicamente, han sido una dificultad.

Más del 70% de los votantes dijo estar insatisfecho con la situación general de Estados Unidos, mientras que una tercera parte dijo que más que descontento, estaba enojado con ello,

La aprobación de la gestión de Biden rondó el 45%, casi la misma aceptación que la gestión de su antecesor republicano y entonces presidente, Donald Trump, cuatro años atrás, en las legislativas de 2018,.

La proporción de votantes que dijo desaprobar fuertemente el trabajo de Biden en sus primeros dos años en el cargo fue el doble que la que dijo aprobarlo fuertemente, mostró también la encuesta.

Casi la mitad de los votantes dijo que las políticas de Biden están perjudicando a Estados Unidos, contra un 36% que sostuvo que estaban ayudando al país, mientras que el resto opinó que no hacían ninguna diferencia, según CNN y la cadena ABC.

Muchos votantes -casi la mitad de los que dijeron que Biden no era un factor que guiara su voto- dijeron que la elección para renovar el Congreso no era un referendo sobre el presidente.

Un 18% dijo que había ido a votar para mostrar su apoyo al presidente, mientras que una tercera parte dijo que lo hizo para expresar su oposición a Biden. (Télam)