Tres días después de los comicios en Ecuador, el recuento de votos entraba hoy en su fase final y la diferencia entre el candidato del partido indígena Pachakutik (PK), Yaku Pérez, y el aspirante de unidad de la derecha Guillermo Lasso se había reducido a apenas cinco décimas, por lo que el movimiento indígena decidió movilizar a sus bases para evitar "un intento de fraude" que lo deje afuera de la segunda vuelta.

"No permitiremos fraude electoral, seguimos en vigilia permanente exigiendo al Consejo Nacional Electoral (CNE) transparencia, honestidad y respeto al derecho al voto. ¡Vamos a defender la Democracia!", tuiteó Pérez luego de llegar esta mañana a la delegación electoral de Guayaquil para constatar en persona la revisión de actas observadas.

"Hacemos un llamado a la calma, a la paz, a esperar los resultados con paciencia, pero a estar vigilantes de cada uno de los votos que ustedes apostaron por este proyecto", agregó.

Con 99,71% de las boletas procesadas, el candidato del correísmo, Andrés Arauz, lideraba la primera vuelta con un 32,43% de los votos, seguido por Pérez con un 19,65%, mientras Lasso obtenía 19,60% de los sufragios.

Pero aún faltaban ingresar 117 actas, correspondientes a recintos electorales de zonas de difícil acceso, y existían otras 1.251 observadas y sin computar, de las cuales 1.068 corresponden a la provincia de Guayas, donde el movimiento indígena decidió concentrar su vigilia.

En el conteo provincial, con 99,92% de las boletas procesadas, Arauz también resultaba ganador con 41,77% de los votos, pero segundo figuraba Lasso con 25,3% y Pérez caí al cuarto lugar con 8,71%.

Esta ventaja dio alas a la candidatura de Lasso, quien afirmó ayer que "el 100% de los resultados" garantizarían su lugar en la segunda vuelta.

"Yaku está verificando en persona, y avalando, el cómputo final que se anuncie, sabe que las actas que restan contar en Guayas determinarán quién pasa a segunda vuelta; difícil que denuncie fraude después, cuando él en persona está señalando que esos votos son los decisivos", tuiteraron desde la plataforma Vamos Guillermo.

Mientras Lasso no manifestó aún si apoyaría a Pérez frente a Arauz en caso de no pasar a la segunda vuelta, el líder indígena rechazó hoy la posibilidad de pedir el voto para el banquero frente al correísmo, como ya hizo en las elecciones de 2017, cuando el candidato liberal se enfrentó al presidente Lenín Moreno en balotaje.

"Cómo vamos a apoyar la corrupción; si Guillermo Lasso pasa a la segunda vuelta, va a pasar con fraude y corrupción, yo me desmarco de la corrupción tajantemente, así sea un compañero mío", dijo Pérez, citado por el diario El Comercio.

Y sentenció: "Adrede se hace ilusiones el señor Guillermo Lasso, adrede se hacen ilusiones sus asesores, les va a derrotar el correísmo".

Mientras el rival de Arauz en el balotaje seguía siendo una incógnita, la composición del próximo parlamento tendrá como primera minoría a la coalición correísta, con 47 bancas, seguida del partido indígena, con 27, y la Izquierda Democrática, de Xavier Hervas, que fue la gran sorpresa de los comicios, como tercera fuerza, con 18 bancas.

Ninguna formación lograría la mayoría necesaria de 69 escaños en la Asamblea Nacional, cuyos integrantes tomarán posesión del cargo el próximo 14 de mayo, por lo que el próximo gobierno requerirá una complicada ingeniería de alianzas.

Ante esta situación, Arauz destacó ayer que la mayoría de los ecuatorianos votaron por fuerzas "progresistas" en los comicios y llamó a la unidad de estos partidos para garantizar la gobernabilidad en el país, afectado fuertemente por una crisis sanitaria y económica.

El economista, de 36 años, aseguró que su fuerza ya comenzó "conversaciones" con los partidos -tanto nacionales como locales- que representarán a "la unidad plurinacional y la socialdemocracia" en la futura Asamblea Nacional para alcanzar "acuerdos legislativos y programáticos". (Télam)