El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad la prolongación por seis meses de su misión política en Afganistán, conocida como Unama por sus siglas en inglés, en una resolución que exige también a los talibanes un "Gobierno inclusivo y representativo" y la participación de las mujeres en la vida social.

El documento, redactado por Estonia y Noruega, destaca la "importancia del establecimiento de un Gobierno inclusivo y representativo" y reclama la "participación plena, igual y significativa de las mujeres, y del respeto de los derechos humanos, incluidas las mujeres, la infancia y las minorías", según reportó la agencia de noticias Europa Press.

La Unama podrá así continuar llevando a cabo sus labores, entre las que destacan la promoción de los Derechos Humanos o la asistencia humanitaria, hasta mediados de marzo de 2022.

"Dado que la situación en Afganistán sigue siendo impredecible, los miembros del Consejo de Seguridad han acordado utilizar el próximo medio año para evaluar cómo la Unama puede apoyar mejor el avance de la ciudadanía afgana", precisó la Misión Permanente de Noruega ante la ONU en un comunicado, en el que subrayó el "mensaje unido" que el Consejo envía a Afganistán.

En agosto, una resolución del Consejo de Seguridad que pedía la libertad de movimiento para los afganos que desearan abandonar el país, fue respaldada por 13 de sus 15 miembros, ya que Rusia y China se abstuvieron.

La resolución adoptada este viernes hace hincapié en el "papel importante que la Organización de Naciones Unidas seguirá desempeñando en la promoción de la paz y la estabilidad en Afganistán", a la vez que reconoce "la necesidad de redoblar los esfuerzos para proporcionar una ayuda humanitaria" en el país y resalta la "importancia de la lucha contra el terrorismo".

Según fuentes diplomáticas, los talibanes no se han opuesto a la prolongación de la misión de Naciones Unidas.

"Están obligados a ser más flexibles" y "son más pragmáticos" que durante su anterior Gobierno a finales de los años 90, dijo a la agencia de noticias AFP un especialista del tema Afganistán en la ONU que pidió permanecer en el anonimato.

"Los talibanes necesitan a la ONU y es nuestra puerta para influir en sus decisiones", opinó.

En el documento, los miembros del Consejo instaron además al secretario general de la organización, el diplomático portugués António Guterres, a que les informe de la situación en el país y de las actividades de la Unama cada dos meses hasta mediados de marzo, a la vez que solicitaron un informe escrito para el 31 de enero sobre el futuro del mandato de la misión de Naciones Unidas.

Este documento deberá incluir "recomendaciones operacionales y estrategias en vista de los acontecimientos políticos, de seguridad y sociales recientes", precisa la resolución.

En las últimas semanas, varias ONG como Amnistía Internacional o Human Rights Watch, insistieron en que la ONU y sus cerca de 2.000 representantes en Afganistán mantuvieran su presencia en el país para poder rendir cuentas de los abusos que se puedan perpetrar contra los derechos humanos en el país. (Télam)