El Consejo de Seguridad de la ONU, compuesto por diez miembros no permanentes y cinco permanentes con derecho a veto, "no refleja la realidad política contemporánea", ya que no hay ningún país musulmán ni africano ni latinoamericano, opinó Norberto Consani, director del Instituto de Relaciones Internacionales (IRI).

"Yo creo que si no hubiera existido la ONU se tendría que haber creado algo parecido, porque más allá de todas sus falencias, que obviamente las tiene, sigue siendo un organismo absolutamente necesario", dijo Consani en declaraciones a Télam.

El Consejo de Seguridad está formado por 10 miembros elegidos: Alemania, Bélgica, Estonia, Indonesia, Níger, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas, Sudáfrica, Túnez y Vietnam; y cinco permanentes con derecho a veto: Estados Unidos, Francia, China, Rusia y el Reino Unido.

Para el director del IRI, instituto que depende de la Universidad de La Plata, "el Consejo de Seguridad no refleja la realidad política contemporánea".

"Ejemplo: no hay ningún país del mundo musulmán, formado por 500 millones de habitantes. No lo integra ningún país africano ni latinoamericano ni la India, el segundo más poblado del mundo y con armamento nuclear. Ni siquiera Japón, la tercera potencia económica mundial", señaló.

El analista resaltó que "Alemania no tiene poder de veto, a pesar de que hoy Berlín es mucho más fuerte que el Reino Unido y Francia, que integran el Consejo de Seguridad con derecho a veto", y dijo que de algún modo "la ONU refleja lo que los estados quieren que sea".

"No es un organismo que está al margen de los estados, ya que, por el contrario, estos actúan de acuerdo a sus intereses. Entonces no es la culpa de la ONU, sino de las grandes potencias que la componen", opinó.

Para este analista internacional, "estos países utilizan a la ONU cuando le conviene y, obviamente, la tratan de desgastar cuando no les conviene".

"Por ejemplo, el presupuesto de la ONU es de 3.000 millones de dólares, o sea el 0,5% del gasto mundial en armamento, y las naciones que más gastan son las grandes potencias que están el Consejo de Seguridad permanente", señaló.

Consani recordó, finalmente, una frase del embajador estadounidense en la ONU en 1950, Henry Cabot Lodge, quien dijo: "Las Naciones Unidas no fueron creadas para llevar a los pueblos al paraíso, sino para salvarlas del infierno". (Télam)