La Cámara de Diputados de Paraguay convirtió hoy en ley una iniciativa que obliga al Ejecutivo a destinar al sistema sanitario y a la compra de medicamentos e insumos los llamados “fondos socioambientales” de las represas de Itaipú y Yacyretá, en momentos en que el país atraviesa una grave crisis por la suba de casos de coronavirus.

La aprobación, tras un fuerte debate, se logró con algunos votos del sector oficialista que responde al expresidente Horacio Cartes, y fue por un apretado 41 a 38, con una abstención.

Buena parte de la discusión se la llevó el intento de los colorados que se referencian en el presidente Mario Abdo Benítez por modificar una palabra que, en verdad, cambiaba el sentido de todo el proyecto: el texto dice “dispóngase al Poder Ejecutivo” esos fondos y la propuesta de cambio era para que dijera “autorícese al Poder Ejecutivo”.

Esa variante hubiera significado que el uso del dinero para el sistema de salud hubiera sido optativo y no obligatorio, y la oposición resistió en el planteo original, tal como llegó del Senado.

Por esta ley -que ahora el Ejecutivo debe vetar o reglamentar- unos 150 millones de dólares que corresponden a los rubros responsabilidad social empresaria, ambiental y otros de ambas represas pasaran a engrosar el presupuesto sanitario.

“Aprobar la utilización de fondos sociales de binacionales va a salvar vidas y por primera vez tendremos acceso, sin intermediación política, a los fondos socioambientales”, destacó Antonio Buzárquis, del Partido Liberal radical Auténtico (PLRA).

El colorado cartista Hugo Ramírez, en cambio, buscó defender la propuesta del cambio en los términos con el argumento de que “los acuerdos entre países no permiten transferir esos fondos a los Estados partes”.

Paraguay comparte con Brasil la central de Itaipú y con Argentina la de Yacyretá, y ambas representan una enorme entrada de divisas al país.

Otro liberal, Pastor Vera Bejarano, señaló que la situación del país obedece a la mala gestión de un gobierno colorado, por lo que el Congreso estaba “obligado” a apoyar este proyecto de ley como llegó del Senado, “en honor a los fallecidos y ciudadanos que la pasan mal, mendigando por camas de terapia sin medicamentos”.

La iniciativa cobra especial importancia en estos momentos, porque Paraguay, después de un 2020 con relativo control de la pandemia, entró a 2021 con una multiplicación de contagios y una estructura hospitalaria débil.

El gobierno debió enfrentar severas protestas por su manejo de la pandemia y la falta de insumos y medicamentos. Se registran ya 5.470 muertos, y 255.046 positivos, de los que se recuperaron 209.754 personas. (Télam)