El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, se vio obligado a anular su visita a Serbia hoy luego de que varios de los países vecinos cerraran su espacio aéreo, informó el Gobierno de Moscú, que condenó la actitud.

Lavrov tenía previsto viajar a Belgrado para reunirse con autoridades de Serbia, uno de los pocos países europeos que se mantienen cercanos a Rusia tras el inicio de la ofensiva militar en Ucrania en febrero.

"Los países alrededor de Serbia cerraron el canal de comunicación al rechazar la autorización de sobrevuelo del avión de Lavrov que se dirigía a Serbia", afirmaron las agencias de prensa rusas citando a la vocera del ministerio, Maria Zajarova.

"La delegación rusa debería haber llegado a Belgrado para discusiones. Pero países miembros de la UE y la OTAN cerraron su espacio aéreo", indicó la vocera, de acuerdo con reportes de AFP y Sputnik.

El diario serbio Vecernje Novosti informó que Bulgaria, Macedonia y Montenegro negaron el acceso a su espacio aéreo.

Una fuente diplomática rusa indicó a la agencia de prensa Interfax que no había alternativa y tenían que anular la visita.

Lavrov tenía previsto reunirse con el presidente serbio, Aleksandar Vucic; el ministro de Relaciones Exteriores, Nikola Selakovic, y el patriarca serbio Porfirio.

La primera ministra serbia, Ana Brnabic, afirmó que el presidente Aleksandar Vucic se había visto obligado a ocuparse personalmente de cuestiones de logística relacionadas con la visita de Lavrov, programada para el 6 y el 7 de junio.

Al mismo tiempo, la portavoz de la Cancillería rusa descartó que su país baje un telón de acero contra la UE.

"No se preocupen, no habrá un telón de acero, al menos por nuestra parte, es la UE quien está rodeando a Rusia con un cerco. Su error es que son ustedes demasiado egoístas, se creen el centro del mundo y que no hay otras naciones en el mundo aparte de ustedes. No tienen derecho moral a enseñarle nada a nadie", acotó.

Según Zajarova, los países europeos que se dejan dominar por Estados Unidos han apostado por romper las relaciones con Rusia.

"Desde el punto de vista político, la Unión Europea no existe sin EEUU. Y este Occidente colectivo hace tiempo que optó por la ruptura de las relaciones con Rusia", afirmó.

En particular, la diplomática recordó que fue Washington quien puso trabas a la construcción de gasoductos rusos a la UE, "argumentando que Europa no debía recibir gas ruso".

Otro ejemplo son, para Zajarova, las negociaciones sobre facilitación de visados que se realizaron durante 20 años.

"Fue la UE que suspendió de hecho estas negociaciones y simplificó el régimen de visados para Moldavia, sin darnos ninguna explicación a nosotros", lamentó.

Si bien Serbia condenó la invasión militar rusa en Ucrania, no se ha unido a las sanciones impuestas por Occidente a pesar de buscar su adhesión a la Unión Europea.

Los dos países mantienen estrechos lazos históricos, Recientemente Serbia firmó un nuevo contrato de tres años para recibir gas ruso. (Télam)