El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, presentó hoy una propuesta de cinco puntos para encaminar las relaciones de su país con Estados Unidos, entre las que subrayó que Washington debe “respetar y tolerar el camino” elegido por Beijing y practicar el multilaterialismo “en un sentido real”, y remarcó que “la democracia no es Coca-Cola, que promete el mismo sabor en todo el mundo”.

Wang habló por videoenlace con el Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, en una conversación en la que lamentó que por más que los presidentes de ambos países tracen un “rumbo general” para desarrollar las relaciones, “la política de Estados Unidos hacia China aún no ha superado su malentendido”.

Del encuentro participaron unos 500 estadounidenses, bajo la conducción de Richard Haass, titular del Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos.

Wang se quejó en su disertación de que EEUU “no ha encontrado el camino correcto para tratar con China” y por eso aportó cinco puntos que presentó como “sugerencias” para la administración norteamericana.

En ese punteo, expresó que EEUU “debe entender y ver el desarrollo de China objetiva y racionalmente” como ítem uno y como dos que “debe trabajar con China en un nuevo camino de coexistencia pacífica y cooperación que implique un win-win”, una fórmula de negociación que implica que ambas partes ganen.

Como tercer punto, el canciller juzgó que Estados Unidos debe “respetar y tolerar el camino y sistema que China ha elegido de manera independiente” y como cuarto que “debe practicar el multilateralismo en un sentido real”.

Finalmente, la última condición es que Washington “no debe interferir en los asuntos internos de China”, según la agencia de noticias china Xinhua.

Para Wang, el futuro de las relaciones China-Estados Unidos depende de si el país norteamericano “puede aceptar el ascenso pacífico de China y de si reconoce que el pueblo chino tiene derecho a buscar una vida mejor”.

Tras señalar que “la democracia no es Coca-Cola, que promete el mismo sabor en todos los sitios del mundo”, el canciller llamó a que EEUU “respete el camino y el sistema elegidos de manera independiente por China”.

Wang advirtió además que “la carta de Taiwán“ -la isla que China considera propia pero es virtualmente independiente, aunque la reconocen muy pocos países- es "jugar con fuego" para EEUU, por lo que exhortó a ese país a apegarse estrictamente al principio de “una sola China” y a cumplir los compromisos de los tres comunicados conjuntos China-Estados Unidos.

Dijo el canciller, además, que las denuncias de "genocidio" y de "trabajo forzado" son grandes mentiras “fabricadas por motivos políticos” sobre la región de Xinjiang, donde se acusa a Beijing de violar los derechos humanos de la minoría musulmana uigur.

En respuesta a los últimos hechos ocurridos en Hong Kong, Wang dijo que la parte estadounidense debe respetar los esfuerzos del Gobierno chino por implementar el principio de "un país con dos sistemas". (Télam)