La crisis política brasileña, que tuvo su pico la semana pasada con un ataque frontal del presidente Jair Bolsonaro a la Corte Suprema de justicia, causa un efecto negativo sobre en la cotización del dólar, afirmó hoy el ministro de Economía, Paulo Guedes.

La moneda norteamericana se vendió a 5,25 reales con una suba el 0,65 % al cierre de las operaciones cambiarias de ayer, y acumula una valoración del 1,7 % en los primeros 14 días de setiembre.

"Este dólar tendría que estar descendiendo en serio, pero el barullo político no lo deja descender", declaró Guedes en un evento organizado en San Pablo por el banco BTG Pactual.

Para el funcionario el precio ideal del dólar debería ubicarse en el rango de 3,80 a 4 reales.

"A veces los actores cometen excesos, el Presidente (Bolsonaro) se sale del cerco, un juez del Supremo Tribunal Federal (STF, Corte Suprema) arresta personas, a toda hora hay alguien que salta la cerca", lamentó Guedes, informó la agencia de noticias Ansa.

La campaña de Bolsonaro contra el STF, que abrió varias investigaciones contra él y su entorno, y contra la fiabilidad del sistema de voto electrónico brasileño, tuvo su apogeo el 7 de septiembre, Día de la Independencia.

Frente a miles de seguidores que salieron a las calles a manifestarle su apoyo en Brasilia y Sao Paulo, el mandatario anunció que rechazará las decisiones del juez del STF Alexandre de Moraes, arremetió contra "la farsa" del voto electrónico, según él fraudulento, y afirmó que "sólo Dios" podría sacarlo del poder.

Acto seguido, camioneros bolsonaristas bloquearon rutas de 15 estados.

Ante ello el dólar subió poco menos del 3% el miércoles 8 de setiembre.

Luego que Bolsonaro dijera días después de las manifestaciones antidemocráticas a su favor, que su intención nunca había sido la de atacar otro poder del Estado, Guedes indicó que las declaraciones del mandatario contra el Poder Judicial y las elecciones del próximo año podrían causar problemas al crecimiento del país.

"¿Todo ese ruido sobre instituciones y democracia puede afectar nuestra bien posicionada economía? Mi respuesta es que eso puede producir mucho ruido, desacelerar el crecimiento. Aunque no cambiar la dirección", afirmó el Ministro.

A pesar de la turbulencia política, Guedes aseguró que las "instituciones" democráticas funcionan normalmente y previó la mejora del escenario en el futuro.

Sin embargo, aunque Bolsonaro dio marcha atrás y aseguró que sus ataques y amenazas fueron pronunciadas "en el calor del momento", la ONG de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) indicó que el mandatario "no se retractó de su acusación infundada de que el sistema electoral brasileño no es confiable".

HRW aseguró hoy a través de un comunicado, que Bolsonaro "amenaza el sistema democrático" en Brasil, con sus frecuentes ataques a la corte suprema y al sistema electoral, citó la agencia de noticias AFP.

"Bolsonaro, ardiente defensor de la dictadura militar de Brasil, es cada vez más beligerante contra el sistema democrático de separación de poderes", señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, en el comunicado.

Asediado también por la inflación, el desempleo y una caótica gestión de la pandemia que erosionó su popularidad, Bolsonaro lleva meses desacreditando, sin pruebas, la urna electrónica, que se usa desde 1996, y pidiendo que se utilicen también papeletas impresas.

El diario Folha de San Pablo observó que uno de los motivos del alza del dólar es el "efecto Bolsonaro".

Inversores extranjeros y brasileños se muestran aprensivos ante la "inestabilidad política alimentada por el presidente con declaraciones golpistas, la confrontación con los otros poderes y cuestionamientos sobre el proceso electoral (de 2022)", escribió hoy Folha.

Según los sondeos, Bolsonaro sería ampliamente derrotado en las elecciones de 2022 por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien todavía no ha confirmado su candidatura. (Télam)