El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, pidió la renuncia a todos los secretarios y directores de su gabinete en medio de la crisis desatada en Colombia y la ola de protestas que ya dejó al menos cinco decenas de muertos y casi 600 heridos, con la ciudad del departamento del Valle del Cauca como uno de los epicentros.

"Son momentos que demandan transformaciones reales, ampliación de capacidades, y recuperación de confianzas. He decidido demandar la renuncia a todos los Secretari@s y Directores para reconstituir y consolidar equipos", escribió en Twitter Ospina.

Explicó que tomó esa decisión porque los jóvenes "demandan mayor esfuerzo y construcción colectiva de soluciones", según el periódico local El País.

Además, señaló que los recursos que se iban a utilizar para el rediseño de una importante avenida de la ciudad "pasarán a los jóvenes, a su inclusión de emergencia social, empleo, deporte y cultura".

Por último, señaló que el regreso a la normalidad de la ciudad dependerá de una "construcción nacional" en medio de las protestas iniciadas el pasado 28 de abril.

"El mayor reto en nuestra ciudad, es recuperar integralmente todas sus capacidades y esto está de la mano de la construcción de una solución nacional a demandas con garantías. Es el momento de lograrlo, me uno a las voces que llaman a una tregua con movilidad", concluyó.

La oposición en Cali venía reclamando incluso desde antes del paro la renuncia del secretario de Seguridad y Justicia, Carlos Rojas, por las altas cifras de homicidios y hurtos en la capital del Valle de Cauca.

Colombia cumple hoy 21 días de paro nacional que inició el 28 de abril en rechazo a la radicación en el Congreso de una polémica reforma fiscal impulsada por el Gobierno, que ante la presión de las movilizaciones, decidió retirarla el domingo 2 de mayo.

Sin embargo, las manifestaciones se han mantenido para exigir otras medidas al jaqueado presidente derechista, Iván Duque, entre ellas retirar el proyecto de reforma a la salud, desmilitarizar los campos y ciudades, cumplir el Acuerdo de Paz, y desmantelar las organizaciones criminales.

(Télam)