Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) iniciaron una investigación tras determinar que Ahmad Kahla fue asesinado frente a su hijo durante un altercado con las tropas israelíes que lo balearon sin sentido en las afueras de su aldea la semana pasada, informó hoy la radio pública Kan.

El incidente tuvo lugar el domingo 15 de este mes, cuando las tropas instalaron un puesto de control improvisado en las afueras de Silwad, a unos 5 kilómetros de la ruta Naplusa-Jerusalén, para inspeccionar los vehículos que entraban y salían de la aldea.

La investigación inicial está siendo realizada por el comandante de la brigada cuyos hallazgos se filtraron a la emisora pública de Kan, recogió la agencia de noticias Sputnik.

Según el informe preliminar los soldados se demoraban hasta media hora en la inspección de cada vehículo palestino, por lo que se formó un gran atasco, lo que enfureció a muchos de los conductores que comenzaron a tocar la bocina.

Uno de los soldados allí apostado decidió lanzar una granada de aturdimiento en respuesta.

Ahmad Kahla, de 45 años, trató de salir de su vehículo, pero el comandante de la brigada le impidió hacerlo y lo roció con gas pimienta, y los testigos señalan que también usó una maza que no pertenece al armamento que entrega el Ejército.

En ese momento, los soldados decidieron sacar a Kahla de su automóvil.

Se produjo una pelea, ya que se resistió y también tiró del arma del soldado que intentaba sacarlo del vehículo, probablemente, según testigos citados en el informe, por no poder ver por efecto del gas pimienta.

Uno de los soldados decidió entonces descargar su arma, disparándole a Kahla en la parte superior del cuerpo mientras su hijo de 19 años miraba desde el auto, destaca el informe filtrado a la emisora Kan.

Los soldados israelíes también le dispararon con municiones reales a su hijo, lo hirieron y lo detuvieron.

El hombre, padre de otros tres hijos, fue declarado muerto poco después.

Según la agencia de noticias Wafa, el hombre murió en el Complejo Médico Palestino de Ramallah, donde había sido trasladado malherido.

Si bien los informes iniciales identificaron a Kahla como un terrorista que pretendía llevar a cabo un ataque, el comandante de la brigada que supervisó la investigación inicial concluyó que no era cierto y que "el incidente no debía haber terminado con un hombre muerto".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) condenó por medio de un comunicado "la ejecución atroz de Ahmad Kahla".

Las FDI dijeron en un comunicado que se había abierto una investigación y que sus hallazgos serán transferidos a la oficina del Fiscal General Militar. Sin embargo, el enjuiciamiento de tropas involucradas en altercados similares es infrecuente.

Estos asesinatos suceden en medio de un esfuerzo militar israelí por detener a palestinos sospechosos en Cisjordania después de que una serie de ataques acabaran con la vida de 31 personas en Israel en 2022.

Según los medios israelíes, en 2022 el Ejército arrestó a más de 2.500 palestinos en redadas, casi siempre nocturnas, dejó a más de 170 palestinos muertos, a los que hay que sumar al menos 13 más desde comienzos de año, algunos de ellos mientras llevaban a cabo ataques o en enfrentamientos con las fuerzas israelíes, mientras otros no presentaban actitud sospechosa alguna. (Télam)