Egipto reabrió hoy "indefinidamente" su frontera con la Franja de Gaza, en una medida que los palestinos, cansados de los constantes cierres, esperan que sea definitiva.

Desde hace varios años, el paso fronterizo de Rafah es la única salida al exterior -a excepción del punto de paso con Israel- para los dos millones de habitantes de Gaza, un territorio palestino bajo control del movimiento de resistencia palestina Hamas.

Este grupo está vinculado a la organización islamista de los Hermanos Musulmanes, que estuvo en el poder en Egipto hasta el golpe de Estado de 2013 que llevó al poder al actual presidente, Abdel Fattah Al Sisi. 

Las autoridades egipcias alegaron sobre todo razones de seguridad para justificar el cierre de Rafah, a las que, con la llegada del coronavirus, se sumaron cuestiones sanitarias.

En Gaza se registraron más de 52.740 contagiados, de los cuales 530 fallecieron. En Egipto se detectaron más de 170.000 casos, entre ellos casi 9.700 fallecidos.

El paso fronterizo de Rafah estuvo cerrado la mayor parte del tiempo desde que empezó la crisis sanitaria para limitar la propagación del coronavirus, lo que creó dificultades a quienes desean salir o regresar al enclave, especialmente para ver a sus familias. 

Sin embargo, hoy, en coincidencia con las conversaciones en El Cairo sobre la celebración de las que serían las primeras elecciones palestinas en 15 años, las autoridades egipcias anunciaron su reapertura. 

"Las autoridades egipcias reabrieron hoy el paso de Rafah indefinidamente por primera vez en años", informó un funcionario de seguridad que habló bajo condición de anonimato.

Según la agencia de noticias AFP, los gazatíes acudieron esta mañana en masa al paso de Rafah.

"Llevaba seis meses esperando a que se reabriera el paso, estos cierres me hicieron perder mi primer semestre en la universidad", lamentó Ibrahim Al Chanti mientras se preparaba para cruzar. "Espero que permanezca abierto de forma permanente", agregó el estudiante de 19 años. 

Yaser Zanun, otro viajero, subrayó la urgencia de la situación en Gaza.

Según él, el paso fronterizo debe permanecer "abierto las 24 horas del día durante todo el año" porque en el pequeño enclave hay una "crisis humanitaria muy grave". 

La Franja de Gaza está sometida al bloqueo israelí desde la toma del poder de Hamas, que ahora se encuentra en conversaciones con sus rivales políticos de Al Fatah para celebrar elecciones en los territorios palestinos ocupados de Cisjordania.

El territorio tiene infraestructuras limitadas y una tasa de desempleo que llega al 50%. 

Pese a ello los permisos de trabajo en Israel son limitados en tiempos normales mientras que fueron directamente suspendidos desde el comienzo de la pandemia.

En consecuencia, y como el puesto de Rafah estuvo cerrado casi todo el tiempo, los jóvenes de Gaza apenas pudieron salir del enclave en los últimos meses para tratar de encontrar trabajo en otro lugar.

El mismo problema existe para los enfermos graves, incluidos pacientes que requieren tratamientos y que a menudo tienen que salir de Gaza para recibirlo. (Télam)