Estados Unidos y Reino Unido redoblaron pedidos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que analice más a fondo los orígenes del coronavirus, incluida una nueva visita a China, donde se detectaron las primeras infecciones humanas.

La OMS y expertos chinos emitieron un primer informe en marzo que planteaba cuatro hipótesis sobre cómo surgió la pandemia, la más probable de ellas que el coronavirus saltara a las personas desde los murciélagos a través de un animal intermediario.

La hipótesis de que haya surgido de un laboratorio fue considerada "extremadamente improbable", pero recobró fuerza en días recientes tras investigaciones publicadas por los diarios estadounidenses The Wall Street Journal y The Washington Post.

Esta semana, el presidente estadounidense Joe Biden, reflotó nuevamente el tema al ordenar a los servicios de inteligencia que le presenten un informe sobre el origen del virus en un plazo de tres meses.

Anoche, la misión estadounidense ante la OMS emitió un comunicado diciendo que la primera fase del estudio realizada por el organismo de salud de la ONU y China era "insuficiente y no concluyente".

La misión pidió un "estudio de Fase 2 oportuno, transparente, basado en pruebas y dirigido por expertos, incluido el Informe del Pueblo República de China".

La declaración, que se produjo en medio de la asamblea anual del organismo en Ginebra, exigió el acceso de expertos independientes a "datos y muestras originales y completos" relevantes para la fuente del virus y las primeras etapas del brote.

"Apreciamos el compromiso declarado de la OMS de seguir adelante con la Fase 2 del estudio de orígenes de la Covid-19, y esperamos una actualización del Director General Tedros Adhanom Ghebreyesus", dijo el comunicado, citado por la agencia de noticias AFP.

También ayer, el embajador británico en Ginebra, Simon Manley, dijo que el estudio de la primera fase "siempre fue pensado para ser el comienzo del proceso, no el final".

"Pedimos un estudio de fase dos oportuno, transparente, basado en pruebas y dirigido por expertos, incluso en la República Popular de China, según lo recomendado por el informe de los expertos", dijo.

El portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic, dijo en un correo electrónico que un equipo técnico, dirigido por Peter Ben Embarek, quien encabezó el equipo de la OMS en China que fue coautor del primer informe, estaba preparando "una propuesta para los próximos estudios que necesitarán para ser llevado a cabo."

Jasarevic agregó que la propuesta sería presentada a Tedros "para su consideración", pero dijo que no había un cronograma para tal presentación.

Tras publicar el primer informe, el jefe de la OMS reconoció que se necesitaban más estudios sobre temas como la detección temprana de casos y grupos, y los posibles roles de los mercados de animales, la transmisión a través de la cadena alimentaria y la hipótesis del incidente de laboratorio, anotó Jasarevic.

El impulso en Ginebra equivale a un nuevo frente de presión estadounidense, donde la bancada republicana en el Senado reclama que el presidente no ha sido lo suficientemente duro ni aprovecha para presionar a China sobre una supuesta obstrucción en la investigación.

El martes, un representante chino, que no fue identificado, dijo a la asamblea de la OMS que China creía que la "parte de China" del estudio de rastreo de orígenes "se ha completado" y que el país reclama una "cooperación global para rastrear el origen", lo que sugirió que su Gobierno quiere que la búsqueda se lleve a cabo en otros lugares.

Al día siguiente, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, fue más allá y sugirió que se deberían explorar los sitios estadounidenses, reiterando la especulación impulsada por China de que el coronavirus podría haber estallado en otro lugar.

China no presentó pruebas de tales alegaciones. (Télam)