Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) se sumaron hoy al reclamo ya hecho por la ONU de una investigación “independiente” de las causas de la reciente muerte en prisión del exgeneral Raúl Baduel en Venezuela, donde familiares de opositores presos protestaron por la situación de sus parientes.

“Pedimos un examen independiente para confirmar la verdadera causa de la muerte” así como “la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos” en Venezuela, afirmó el vocero del Departamento de Estado norteamericano, Ned Price, en conferencia de prensa en Washington.

El funcionario agregó que el fallecimiento de Baduel “recuerda al mundo las condiciones deplorables y peligrosas que enfrentan los presos políticos venezolanos”, según la agencia de noticias AFP.

En tanto, el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, dijo que pedirá a la ONU que ordene la exhumación y la autopsia del cuerpo del exgeneral, después de recibir en Washington al abogado de la familia Baduel, Omar Mora.

La ONU “tiene una misión en el terreno y esta autopsia es absolutamente determinante para atender este caso y para determinar responsabilidades que pueda haber al respecto”, argumentó Almagro.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh) exhortó ayer al gobierno de Venezuela a que “garantice una investigación independiente” sobre la muerte de Baduel.

Click to enlarge
A fallback.

El organismo que dirige la expresidenta de Chile Michelle Bachelet reclamó también “la atención médica para todos los detenidos, que se consideren medidas alternativas a la detención y se liberen aquellos en detención arbitraria”.

La cancillería venezolana respondió al Acnudh en un comunicado que “en el país no existen personas detenidas arbitrariamente”.

Por otra parte, familiares de opositores presos protestaron hoy ante la sede del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) en Caracas por la situación de sus parientes y denunciaron que estos sufren torturas.

“Todos ellos han sido víctimas de torturas, tratos crueles e inhumanos o degradantes, todos ellos se encuentran en las mazmorras del régimen, y la respuesta que da la ONU es que nos dejan entrar, que no los podemos visitar; entonces, ¿para qué están aquí?”, dijo la exdiputada opositora Delsa Solórzano, presente en la protesta, según la agencia ANSA.

El Gobierno informó el martes que Baduel murió en prisión “de un paro cardiorrespiratorio producto del Covid-19” y detalló que solo había “recibido la primera dosis de la vacuna” contra el coronavirus, pese a que tenía 66 años.

La esposa y la hija de Baduel negaron que el exgeneral haya sufrido Covid-19 y sostuvieron que esa afirmación de las autoridades podía ser una excusa para cremar el cuerpo sin practicarle una autopsia.

La ONG Foro Penal computó en su último balance -publicado este lunes- que había en Venezuela 260 “presos políticos”, entre ellos 133 militares, 15 mujeres y un adolescente.

La entidad señaló además que con Baduel “ya son 10 los presos políticos que fallecen bajo custodia” y agregó que, aunque “se exige continuamente tratamiento médico” para ellos, “casi nunca hay respuesta adecuada”. (Télam)