Estados Unidos decidió hoy suspender por un mes sus sanciones contra los hutíes de Yemen, mientras revisa la designación de terrorismo contra ese grupo rebelde que, según organizaciones de ayuda, agrava una crisis humanitaria.

El Departamento del Tesoro dijo que todas las transacciones con el grupo serán autorizadas hasta el 26 de febrero.

La orden, firmada por Bradley Smith, director interino de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, detalla que Washington no va a desbloquear fondos que ya hayan sido afectados, consignó la agencia de noticias AFP.

La medida se produjo después de que Antony Blinken, elegido por Biden como secretario de Estado, dijera que iba a revisar rápidamente la designación de los hutíes como grupo terrorista y pondría fin al apoyo militar a la sangrienta ofensiva de Arabia Saudita en Yemen.

El gobierno del presidente Donald Trump, que mantenía un estrecho lazo con los saudíes y que se oponía a Irán, clasificó a los hutíes como grupo terrorista en una resolución que entró en vigor el martes pasado, apenas un día antes de la toma de posesión de Biden.

"Condenamos este acto y nos reservamos nuestro derecho a responder", respondió en su cuenta de la red Twitter el máximo líder del Gobierno rebelde hutí, Mohamed Ali al Huthi, para quien la política y acciones del Gobierno de Trump eran "terrorismo".

Ya la ONU había advertido que ese corte de ayuda pondría a Yemen ante la chance de sufrir una hambruna de proporciones masivas.

El secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, anunció igual la medida, pese a que se trata de un país en el que más del 80% de los 29 millones de personas necesitan ayuda para sobrevivir.

Los grupos humanitarios argumentan que no tienen otra alternativa que lidiar con los hutíes, que controlan gran parte de Yemen, incluida la capital, Sanaa.

Los hutíes están apoyados políticamente por Irán, enemigo de Estados Unidos y gran rival regional de Arabia Saudita, el reino aliado de Washington que lidera una coalición militar que sostiene al Gobierno yemenita contra los hutíes. (Télam)