Estados Unidos anunció hoy sanciones contra siete funcionarios del Gobierno chino, al cumplirse un año de la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong, y volvió a tensar las ya agrietadas relaciones entre las dos principales potencias del mundo.

Se trata de Chen Dong, Yang Jianping, Qiu Hong, Lu Xinning, Tan Tieniu, He Jing, y Yin Zonghua, que son subdirectores de la Oficina de Enlace del Gobierno chino en Hong Kong.

Este ente configura la principal plataforma de Beijing para proyectar su influencia en Hong Kong y, según Estados Unidos, ha socavado repetidamente el alto grado de autonomía prometido para la isla, según la declaración conjunta chino-británica que marcó el fin de la región como colonia inglesa.

En un comunicado, el Departamento de Estado norteamericano denunció que "durante el año pasado" los funcionarios de China y Hong Kong "han socavado sistemáticamente las instituciones democráticas" de la región, retrasaron las elecciones, descalificaron a legisladores electos y obligaron a los funcionarios a prestar juramentos de lealtad para mantener sus trabajos".

Al respecto, el secretario de Estado, Antony Blinken, reafirmó el compromiso de Estados Unidos en la defensa de los derechos y libertades en Hong Kong, recogió la agencia de noticias Europa Press.

Por último, el Departamento de Estado, junto al de Seguridad Nacional y del Tesoro, emitieron un aviso comercial para advertir sobre lo que calificaron como "riesgos" a las empresas estadounidenses que deseen hacer negocios en Hong Kong ya que, además de la Ley de Seguridad Nacional, existe otra nueva legislación sobre "posible vigilancia electrónica y falta de privacidad de datos".

En respuesta a las sanciones, un vocero del Gobierno de Hong Kong criticó en un comunicado que el último intento de la administración estadounidense de emitir una supuesta advertencia a las empresas está basada en un "alarmismo totalmente ridículo e infundado sobre la situación" de la ex colonia británica.

China rechaza las denuncias de Estados Unidos y la Unión Europea, principalmente, de que intenta socavar la democracia en Hong Kong y las califica como una injerencia externa a sus asuntos domésticos.

Hong Kong se ha convertido en uno de los puntos de mayor confrontación en la tensa relación bilateral entre Estados Unidos y China. (Télam)