Estados Unidos marcó hoy su desacuerdo con la acusación de la organización Human Rights Watch (HRW) de que Israel aplica un "apartheid" contra los palestinos, pero dijo que estaba comprometido a condenar los abusos.

"No es la opinión de esta administración que las acciones de Israel constituyan un apartheid", dijo un portavoz del Departamento de Estado, citado por AFP.

El funcionario del gobierno de Joe Biden señaló sin embargo que no "ofrecería evaluaciones públicas de informes de grupos externos", un cambio respecto de la administración del republicano Donald Trump, que reprendió en voz alta a los grupos de defensa que criticaron al aliado tradicional Israel.

En ese sentido, renovó un llamado tanto a Israel como a los palestinos a "abstenerse de acciones unilaterales que exacerben las tensiones", incluida la instalación de asentamientos y la incitación a la violencia.

En su informe del ayer, HRW dijo que Israel está "cometiendo crímenes contra la humanidad de apartheid y persecución", y remarcó que el estado hebreo tenía una política "general" para "mantener el dominio de los judíos israelíes sobre los palestinos".

Israel, que enfrenta una investigación en la Corte Penal Internacional, a la que Estados Unidos se opone, denunció el informe y acusó al grupo con sede en Nueva York de tener una agenda antiisraelí.

En un amplio informe de 213 páginas, la ONG con sede en Nueva York se unió ayer a un número creciente de analistas y grupos humanitarios que ven al conflicto no sólo como una disputa por el territorio, sino como un régimen en el que a los palestinos -que constituyen casi la mitad de la población de Israel, Cisjordania y Gaza- se les niega sistemáticamente los derechos básicos otorgados a los judíos.

"Basándose en sus investigaciones, Human Rights Watch concluye que el Gobierno israelí mantiene una dominación deliberada de la población judía israelí sobre los palestinos en todo Israel y en los territorios ocupados", señala el informe publicado este martes.

Cuando esta "dominación deliberada" se suma a una "opresión sistemática" y a "actos inhumanos" "se trata de un crimen del apartheid", concluye HRW, al precisar que se basó en la definición legal del vocablo y no en una comparación con la política ejercida en Sudáfrica con criterios raciales.

Si bien algunas organizaciones israelíes ya calificaron de "apartheid" a las políticas de Israel hacia los palestinos, es la primera vez que una ONG de renombre internacional emplea dicho término. (Télam)