Estados Unidos pretende que la nueva ronda de diálogo entre venezolanos en Barbados tenga como meta central la pronta salida del presidente Nicolás Maduro, incluso como condición previa a una eventual convocatoria a elecciones en el país caribeño.

Un portavoz del Departamento de Estado de EEUU citado por la agencia EFE señaló hoy que cualquier discusión sobre una transición en Venezuela "debe incluir la partida de Maduro como condición previa para las elecciones".

El vocero, no identificado, señaló que la Casa Blanca no apoyará ningún proceso que "deje a los actores corruptos y no democráticos en el poder o dé tiempo al régimen de Maduro para consolidar su dominio en el país".

Hoy, la primera ministra de Barbados, Mia Mottley, dio la bienvenida al diálogo entre el Gobierno y oposición venezolanos en ese territorio caribeño, con el que las partes buscan avanzar hacia una solución pacífica para la crisis del país.

Esas conversaciones siguen a otras desarrolladas sin éxito semanas atrás en Oslo.

Maduro había dicho que "si se trabaja de buena voluntad y no hay intervencionismo gringo", en referencia a Estados Unidos, en el proceso de diálogo en Barbados "van a ir saliendo acuerdos" para una solución negociada.

Por su parte, Juan Guaidó, el líder antichavista que se proclamó presidente interino de Venezuela por encargo de la Asamblea nacional (AN, parlamento) y con el reconocimiento de medio centenar de países, fue más pesimista al referirse a la posibilidad de encontrar una solución a través de esta ronda de diálogo.

"No confío en un solo mecanismo, lo que sí confío es en la gente, en la movilización, en la fuerza de la comunidad internacional, en la participación en todos los espacios", consideró.

El antichavismo pretende la salida de Maduro, la instalación de un gobierno de transición y la convocatoria a elecciones libres. (Télam)