El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, expresó hoy su "preocupación" por las muertes registradas durante las protestas en Colombia y reiteró "el incuestionable derecho de los ciudadanos a protestar pacíficamente".

Tras una reunión del secretario de Estado con la vicepresidenta y canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez, el Departamento de Estado norteamericano informó que Blinken "expresó su preocupación y condolencias por la pérdida de vidas durante las recientes protestas en Colombia y reiteró el incuestionable derecho de los ciudadanos a protestar pacíficamente", aseguró el vocero de la cartera, Ned Price, en un comunicado.

A su vez, saludó la disposición del Gobierno de Iván Duque, uno de los principales aliados de Estados Unidos en la región, a iniciar un diálogo con los manifestantes.

El secretario de Estado "acogió con satisfacción el diálogo nacional convocado por el presidente Duque como una oportunidad para que el pueblo colombiano trabaje en conjunto para construir un futuro pacífico y próspero", dijo Price, citado por la agencia de noticias AFP.

Las protestas que estallaron en Colombia el 28 de abril dejaron al menos 47 muertos, unos 2.000 heridos y 123 desaparecidos, según fuentes oficiales. ONGs como Human Rights Watch, señalan sin embargo que los fallecidos son 63.

Las protestas, inicialmente contra un proyecto de reforma impositiva regresiva ya retirado, se transformaron en una demostración más amplia de postura antigubernamental.

Los líderes sindicales y estudiantiles exigen garantías para la protesta, ante los repetidos excesos de las fuerzas de seguridad, denunciados y condenados por la ONU, la Unión Europea, diversos organismos nacionales e internacionales de derechos humanos e incluso por el propio papa Francisco.

Estados Unidos había pedido el lunes a Colombia localizar a las personas desaparecidas en el marco de las protestas, una gestión lograda solo a medias. (Télam)