El jefe del Comando Central de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos para Medio Oriente, general Michael Kurilla, instó hoy a todos los países a repatriar a sus ciudadanos de un campamento en el noreste de Siria que alberga a decenas de miles de familiares de miembros de la organización yihadista Estado Islámico (EI).

“Animo a todos los países que tienen ciudadanos allí a repatriar, rehabilitar y reintegrar” a los residentes de los campamentos, dijo a los periodistas Kurilla en la capital de Jordania.

El pedido de Kurilla se produjo dos días después de una visita suya al campamento de Al Hol, donde advirtió que EI está tratando de crear una nueva generación de terroristas.

Kurilla indicó en un comunicado tras una visita a Al Hol que este es "literalmente un semillero para la próxima generación del EI".

Situado en el noreste de Siria, el campo de Al Hol alberga a familiares de combatientes yihadistas y es administrado por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS, dominadas por los kurdos). 

En el campo conviven también miles de personas capturadas o que huyeron de las ofensivas por parte de las fuerzas kurdas sirias respaldadas por Estados Unidos en 2019 contra el último bastión de EI.

"El campo alberga actualmente cerca de 54.000 personas, entre ellos 27.000 iraquíes, es decir la mitad de su población; y cerca de 18.000 sirios así como 8.500 extranjeros (que no son sirios ni iraquíes)", declaró Kurilla, según la agencia de noticias AFP.

La mitad de la población del campo tiene menos de 18 años, según la ONU. 

La mayoría de los países se niega a repatriar a sus ciudadanos de Al Hol, pese a las advertencias de las organizaciones internacionales de que la situación en el lugar es "catastrófica".

"El 50% de la población del campo son herederos de EI que se adhieren a la vil ideología del grupo; el resto son personas que no tienen otro sitio al que ir y quieren volver a casa", resaltó Kurilla en conferencia de prensa en la embajada de Estados Unidos en Amán. 

"Animo a todos los países que tienen nacionales retenidos en el campo a que los repatríen y los reintegren (a la sociedad)", instó el general estadounidense. 

"Tenemos que tocar ese tema con empatía porque no hay solución militar a esta cuestión", agregó. 

Kurilla también indicó que actualmente estaba en curso "la repatriación de los prisioneros y combatientes iraquíes de EI". 

Alrededor de 700 iraquíes vinculados a EI están siendo repatriados por mes desde Al-Hol, dijo Kurilla.

Pero tomará “alrededor de cuatro años” repatriar a los residentes iraquíes solos a ese ritmo, señaló.

“Tendremos que acelerar eso a un ritmo mucho más rápido”, dijo, y agregó que Estados Unidos estaba trabajando con las autoridades iraquíes para ese fin.

Las repatriaciones a otros países han sido aún más lentas.

A fines de julio, la administración kurda entregó a Tayikistán 146 mujeres y niños relacionados con los combatientes de EI, en la primera repatriación de este tipo al estado exsoviético.

Francia repatrió a principios de julio a 35 niños y 16 madres de campamentos en el noreste de Siria, según la Cancillería, lo que eleva el número total de niños devueltos a París a 161.

Las fuerzas lideradas por los kurdos lanzaron el mes pasado una operación de seguridad para expulsar a los combatientes que se escondían en Al-Hol luego de un resurgimiento de los ataques. (Télam)