Estados Unidos reclamó hoy la liberación de los representantes del Gobierno de facto de Bolivia que depusieron al expresidente Evo Morales y manifestó su "profunda preocupación por los crecientes signos de comportamiento antidemocrático y la politización del sistema legal".

"Instamos al Gobierno boliviano a dejar en claro su apoyo a la paz, la democracia y la reconciliación nacional con la liberación de los exoficiales detenidos", dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, en un comunicado divulgado por el Gobierno.

El jefe de la diplomacia estadounidense también expresó la "profunda preocupación" de su país por "los crecientes signos de comportamiento antidemocrático y la politización del sistema legal" en Bolivia.

La expresidenta de facto Jeanine Áñez fue arrestada el 14 de marzo por cargos de "sedición", "terrorismo" y "conspiración" y se encuentra en prisión preventiva en un penal de La Paz por un período de seis meses.

El martes se le sumaron cargos por firmar "resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, incumplimiento de deberes, delitos contra la salud pública y discriminación", destacó el secretario general de la Fiscalía boliviana, Edwin Quispe.

Dos de sus exministros, Álvaro Coímbra, extitular de Justicia y Rodrigo Guzmán, de Energía, también fueron detenidos.

Bolivia pidió la semana pasada a Estados Unidos "no intervenir" en sus asuntos internos, luego de que el Departamento de Estado expresara "preocupación" por los arrestos.

No obstante, en el comunicado emitido hoy, Washington planteó "serias dudas sobre la legalidad de las detenciones" y habló de "acusaciones infundadas, aparentes violaciones de el debido proceso en su ejecución, y la naturaleza altamente politizada de la persecución" política.

Áñez llegó al poder luego de la renuncia forzada de Morales en noviembre de 2019 en medio de protestas después de unas elecciones calificadas por la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) de fraudulentas, y ejerció el Gobierno hasta noviembre de 2020, cuando asumió el masista Luis Arce tras ganar las elecciones.

La orden de detención contra los dirigentes del Gobierno de facto partió de una denuncia presentada en diciembre pasado por Lidia Patty, exlegisladora del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS). (Télam)