Estados Unidos explicó que espera la aprobación de su ente regulatorio sobre la vacuna de AstraZeneca para sumar unas 60 millones de dosis que tiene en su territorio dentro del plan de donación anunciado ayer y que incluye por ahora las de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.

“Estamos esperando la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Queremos asegurarnos de que todas las vacunas que compartimos sean completamente seguras. Tan pronto la tengamos vamos a compartir las 60 millones de dosis”, indicó al canal público PBS la coordinadora para la Respuesta Global a la pandemia del Departamento de Estado, Gayle Smith.

La funcionaria salió así a responder a varias organizaciones humanitarias que, si bien celebraron el anuncio del Gobierno de Joe Biden de donar este mes unos 80 millones de fármacos sobrantes ante la avanzada campaña de inmunización en ese país, criticaron que esa partida no incluya las de AstraZeneca retenidas en suelo estadounidense.

“Es decepcionante ver los retrasos en la donación de 60 millones de dosis de AstraZeneca, que han sido aprobadas para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud y que de otra forma quedarán sin utilizarse ", dijo Tom Hart, director de la ONG One Campaing.

La responsable del Departamento de Estado aclaró que la Casa Blanca intentará que las vacunas ya confirmadas para su distribución coincidan con las que ya están autorizadas en cada país, en un trabajo que se hará de forma coordinada con el mecanismo Covax, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el caso de la Argentina, por ejemplo, de las tres que se donarán solamente está aprobada la de Pfizer, pero no se alcanzó un acuerdo bilateral directo “en relación a las exigencias del proveedor vinculadas con el supuesto de negligencia como excepción a la indemnidad”, indicó el Gobierno.

El país ingresó al Covax mediante la compra opcional, lo que le permite excluirse de recibir las vacunas de un determinado laboratorio si no avanza el convenio bilateral, y a cambio, llegan dosis de otra farmacéutica con la que sí hubo acuerdo hasta cubrir el número de dosis prevista para el país a través de este mecanismo.

Tras meses de promesas, el Gobierno de Biden informó ayer que distribuirá en el mundo 80 millones de dosis para finales de este mes de las vacunas que se producen en su país y que no utiliza para la inmunización de su población al ya contar con cerca de 300 millones de dosis administradas

Según publicó en la página web la Casa Blanca, el 75% de esas 80 millones serán enviadas al mecanismo Covax.

La primera entrega será de 25 millones de dosis, 19 millones a través del Covax, de los cuales 6 millones están destinadas a países de América Latina y el Caribe, incluyendo a la Argentina.

La Casa Blanca, sin embargo, no aclaró cuántas dosis irán para cada uno de estos países. (Télam)