Rusia dijo hoy que Washington ignoró las preocupaciones planteadas por el presidente Vladimir Putin a su par estadounidense, Joe Biden, durante el cara a cara que mantuvieron en la ciudad suiza de Ginebra hace exactamente un año.

"A pesar de ciertas esperanzas que surgieron después de (la reunión en) Ginebra, los Estados Unidos rehusaron tomar en cuenta nuestras preocupaciones", lamentó el vocero de la Presidencia, Dmitri Peskov, en una entrevista con la agencia de noticias rusa Sputnik.

Peskov precisó que Washington rechazó debatir los temas de seguridad de Rusia, el asunto de la no ampliación de la OTAN hacia sus fronteras y la "no absorción de Ucrania por la OTAN", lo que "en gran medida fue un disparador para que la operación militar especial se volviera inevitable".

Los primeros resultados de ese encuentro fueron presentados como positivos: la cumbre se cerró con el anuncio de una pronta normalización de las relaciones diplomáticas e inmediatamente los respectivos embajadores regresaron a Washington y Moscú.

El representante ruso Anatoly Antonov había sido llamado a consultas a Rusia meses antes, después de que Biden dijera que estaba de acuerdo con la descripción de Putin como un "asesino" y su par estadounidense John Sullivan abandonó Moscú poco después, luego de que el Gobierno ruso le aconsejara regresar a Washington para consultas.

Biden afirmó que ni a él ni a su par ruso les interesaba “una nueva Guerra Fría" y aseguró que "no hubo amenazas" en la conversación, aunque admitió que sí existen "diferencias".

Biden fue criticado por opositores en Estados Unidos que se quejaron porque a Putin se le permitió "lanzar propaganda de Rusia" al mundo sin oposición, durante la conferencia de prensa de una hora que brindó en solitario.

"Es la cosa más extraña. Se le permitió subir allí y soltar propaganda rusa para crear el contexto para la equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia en todos los frentes", se quejó el exsecretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo. (Télam)