Estados Unidos dijo hoy que enviará refuerzos temporales a Afganistán para proteger el anunciado retiro de las tropas, cuya fase final comenzaría el 1 de mayo y se completaría antes del 11 de septiembre, cuando se cumpla el vigésimo aniversario del ataque de Al Qaeda que detonó la invasión al país centroasiático.

"Enviaremos recursos adicionales para proteger a las tropas en su retirada", dijo el comandante de las fuerzas estadounidenses en Medio Oriente, el general Kenneth McKenzie, ante una comisión del Senado de Estados Unidos, según la agencia de noticias AFP.

El retiro anunciado recientemente por el presidente Joe Biden marca el final de la guerra más larga de Estados Unidos, tras más de 20 años.

En un acuerdo que los talibanes firmaron el año pasado con el entonces presidente Donald Trump, la fecha límite de retiro de Estados Unidos se fijó el 1 de mayo.

Según el acuerdo, los talibanes prometieron no atacar a las tropas estadounidenses y de la OTAN, pero también prometieron "consecuencias" si Washington desafiaba la fecha límite del 1 de mayo.

Actualmente, unos 2.500 soldados estadounidenses, además de más de 16.000 contratistas civiles y sus equipos, deben ser evacuados de Afganistán.

A esto se suman unos 7.000 soldados de la OTAN, que dependen de los militares estadounidenses para el transporte de tropas y equipos.

Se trata de una enorme y delicada operación logística que requiere de al menos tres meses para que los militares la completen de forma ordenada y segura.

En ese sentido, McKenzie cuestionó la capacidad del ejército afgano para resistir a los talibanes, a pesar de los miles de millones invertidos por Estados Unidos en la última década para entrenarlo y equiparlo.

"La inteligencia, el apoyo de fuego, es lo que les da una ventaja sobre los talibanes. Y todo eso desaparecerá", explicó, y expresó su preocupación sobre "la capacidad de la Fuerza Aérea Afgana para volar" sin apoyo.

Negándose a hablar de derrota frente a los insurgentes afganos, el general reconoció, sin embargo, que los talibanes eran hoy más numerosos que en 2011, estimando sus filas en 50.000 combatientes.

También admitió que los insurgentes controlan hoy más territorio afgano que hace 10 años.

Los aliados de la OTAN anunciaron el miércoles su decisión de comenzar la retirada de sus tropas en Afganistán el 1 de mayo para concluirla "en algunos meses".

Los países con mayor presencia militar en Afganistán son Estados Unidos, Alemania, Turquía, Reino Unido e Italia.

Estos cinco países desplegaron 6.000 soldados del total de 9.592 de 36 países miembros de la OTAN más algunos socios como Ucrania, presentes en el país.

Un portavoz del Ministerio de Defensa de Alemania, que tiene en este momento 1.100 militares en Afganistán, dijo ayer que el país estudia retirar sus tropas en torno al 4 de julio, aunque señaló que la decisión final correspondería a la OTAN.

"En este momento, nuestra reflexión nos lleva a acortar el periodo de retirada. La fecha de retirada del 4 de julio está siendo considerada", dijo el vocero en declaraciones a AFP.

"Ahora tenemos ante nosotros una tarea logística difícil. Pero estamos preparados", agregó.

No obstante, la ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, en conferencia de prensa, no quiso confirmar la fecha y se limitó a asegurar que "el objetivo es una retirada ordenada" y "en el marco de la OTAN". (Télam)