Un excandidato republicano a la Cámara de Representantes del estado de Nuevo México, en el sur de Estados Unidos, fue detenido anoche en relación a una serie de tiroteos contra las viviendas de cuatro funcionarios demócratas, informó hoy la Policía de Albuquerque.

Se trata de Solomon Peña, de 39 años, quien está acusado de pagar a cuatro hombres y conspirar con ellos para disparar contra las casas de dos legisladores estatales y dos comisionados del condado.

“Se cree que es el autor intelectual” detrás de los tiroteos, precisó el jefe de Policía de Albuquerque, Harold Medina, durante una conferencia de prensa recogida por la cadena de noticias CNN.

“Peña mismo participó en el último tiroteo y de hecho apretó el gatillo de al menos una de las armas de fuego que se usaron”, agregó, por su parte, el comandante de policía de Albuquerque, Kyle Hartsock.

Sin embargo, la pistola que intentó usar no funcionó. Otra persona disparó más de una docena de balas con otra arma, según el comunicado de la Policía.

Nadie resultó herido en los tiroteos, pero en un caso tres balas atravesaron el dormitorio de la hija de 10 años de un senador estatal.

Los agentes arrestaron a Peña bajo sospecha de “ayudar a orquestar y participar en estos cuatro tiroteos, ya sea a pedido suyo o dirigidos por él mismo", agregó Hartsock.

Según el comandante, las autoridades conectaron a estas cinco personas gracias a las evidencias halladas en la investigación, entre las que enumeró armas de fuego, videos de vigilancia, teléfonos celulares, registros electrónicos y múltiples testigos.

Peña perdió en las elecciones de noviembre pasado por 48% de diferencia frente a Miguel García, un demócrata que representa al Distrito 14 de la Cámara en el Valle Sur desde 1997.

Después de perder, se acercó a las viviendas de los senadores y comisionados de su distrito con documentos que según él demostraban que había habido fraude en las elecciones, informó el Director de Comunicaciones de la Policía de Albuquerque, Gilbert Gallegos.

Según la investigación, “después de las elecciones, Solomón Peña se acercó y contrató a alguien por una cantidad de dinero en efectivo para cometer al menos dos de los cuatro tiroteos, informó Hartsock.

El departamento todavía está investigando si las personas sospechosas de llevar a cabo los ataques “eran siquiera conscientes de quiénes eran estos objetivos, o si simplemente estaban disparando”, agregó.

La semana pasada, la policía anunció que tenía bajo custodia a un sospechoso y que había obtenido un arma de fuego relacionada con uno de los tiroteos en casas de funcionarios electos.

Además, la investigación halló que uno de los coches con los que se llevó a cabo uno de los atentados estaba registrado a nombre de Peña.

“El Departamento de Policía de Albuquerque esencialmente descubrió lo que todos temíamos y lo que sospechábamos: que estos tiroteos tenían una motivación política y eso básicamente ha sido confirmado por esta investigación”, lamentó en conferencia de prensa el alcalde de Albuquerque, Tim Keller, quien calificó a Peña como "un radical de derecha, un negacionista de las elecciones”.

La excomisionada de Bernalillo, Debbi O'Malley, cuya casa se encuentra entre las que recibieron disparos, se mostró agradecida del arresto del republicano.

“Estoy muy aliviada, al igual que mi familia. Aprecio mucho el trabajo que hizo la policía”, dijo O'Malley y precisó que el día del ataque ella y su esposo estaban durmiendo cuando escucharon más de una docena de disparos.

Por su parte, la actual comisionada Bernalillo, Adriann Barboa, dijo que descubrió los disparos en su casa después de regresar de las compras navideñas.

“Fue aterrador. Mi casa tenía cuatro disparos en la puerta principal y las ventanas, donde solo unas horas antes mi nieto y yo estábamos jugando en la sala”, dijo Barboa en un comunicado.

“Últimamente hemos visto demasiada violencia política y todos estos eventos son poderosos recordatorios de que despertar el miedo, aumentar las tensiones y avivar el odio puede tener consecuencias devastadoras”, alertó, por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes de Nuevo México, Javier Martínez, cuya casa también fue baleada.

(Télam)