Estados Unidos nombró hoy a la embajadora Pamela Spratlen para liderar el grupo de trabajo encargado de responder a presuntos ataques acústicos contra personal de inteligencia y diplomático estadounidense en Cuba, que sufrieron una serie de problemas de salud, descritos colectivamente como el Síndrome de La Habana.

El Departamento de Estado dijo en un comunicado que "designó a la embajadora Pamela Spratlen para que se desempeñe como asesora principal del Grupo de Trabajo de Respuesta a Incidentes de Salud (HIRTF, por su sigla en inglés), reportando directamente al liderazgo superior del departamento".

"La selección de la embajadora Spratlen nos ayudará a avanzar para abordar este problema donde sea que afecte al personal del departamento y sus familias; ella agilizará nuestros esfuerzos de coordinación con la comunidad interinstitucional y reafirmará nuestro compromiso de asegurarnos de que los afectados reciban la atención y el tratamiento que necesitan", dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, en el comunicado, informó la agencia de noticias AFP.

Spratlen, exembajadora de Estados Unidos en Kirguistán y Uzbekistán, se desempeñará como asesora principal del HIRTF, que se formó en 2018 a raíz de múltiples informes de diplomáticos y personal estadounidense que sufrieron "incidentes de salud inexplicables" en puestos en el extranjero, incluidos Cuba, Rusia y China.

En 2016 y 2017, diplomáticos estadounidenses en Cuba sufrieron una serie de problemas de salud, entre ellos, dolores de cabeza, presión en los oídos, mareos y confusión, aunque también daños cerebrales, a los que se definió como el Síndrome de La Habana.

Los supuestos ataques llevaron a una dramática reducción del personal en en La Habana bajo el Gobierno de Donald Trump, dañando aun más las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que negó estar detrás de ninguna acción contra diplomáticos extranjeros.

Cuba no fue el único lugar donde los diplomáticos estadounidenses reportaron sufrir de síntomas inusuales.

En 2018, Estados Unidos retiró varios de sus funcionarios de China, luego de que empleados en la ciudad sureña de Guangzhou reportaran "sensaciones sutiles y vagas, pero anormales, de sonido y presión", mientras que funcionarios estadounidenses informaron sobre incidentes inexplicables similares en Rusia.

Ese año, se creó el grupo de trabajo que "sirve como el organismo coordinador de la respuesta del Gobierno de Estados Unidos a estos incidentes", agregó el Departamento de Estado.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) estableció recientemente su primer grupo de trabajo para concentrarse en los ataques a los oficiales de inteligencia estadounidenses en La Habana.

El Gobierno de los Estados Unidos aún no ha nombrado a un presunto autor de los misteriosos ataques ocurridos durante el Gobierno de Trump,

Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba -que está bajo un embargo estadounidense desde 1962- se afectaron drásticamente durante el mandato de Trump, con acciones y sanciones económicas del republicano destinadas a revertir gran parte de la apertura diplomática provocada por su antecesor, Barack Obama.

En los últimos días de su mandato, Trump metió a Cuba en el grupo de países "patrocinadores del terrorismo", una categoría de la cual el país había sido retirado en 2015.

Esta semana, la Casa Blanca señaló que no está entre las prioridades del gobierno del presidente Joe Biden un cambio de las políticas hacia Cuba, aunque reiteró que evaluará las decisiones adoptadas por Trump, como la de incluirlo dentro de su lista de "Estados patrocinadores del terrorismo", junto con Irán, Corea del Norte y Siria. (Télam)