Estados Unidos descartó hoy calificar a Rusia de país "patrocinador del terrorismo" por la guerra en Ucrania lanzada en febrero, al considerar que puede tener "consecuencias indeseadas" tanto para los ciudadanos del país invadido como para el mundo.

"No es la forma más efectiva o la vía más contundente" para "hacer que Rusia rinda cuentas" por sus actos, explicó ante los medios la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, horas después de que el presidente, Joe Biden, se negase públicamente a incorporar a Moscú a la "lista negra" del Departamento de Estado.

La vocera advirtió que considerar a Rusia un "patrocinador del terrorismo" podría afectar "gravemente" al reparto de ayuda en territorio ucraniano o al acuerdo entre Kiev y Moscú para facilitar la exportación de cereales.

El Kremlin, a través de su principal portavoz, Dmitri Peskov, destacó la medida, pero sostuvo que el mero debate sobre este tema ya es en sí "monstruoso".

"Es bueno que el presidente de Estados Unidos responda así", dijo escuetamente Peskov en una entrevista en televisión, recogida por la agencia estatal de noticias TASS y replicada por la española Europa Press.

El Gobierno estadounidense considera actualmente países patrocinadores del terrorismo a Cuba, Corea del Norte, Irán y Siria. (Télam)