Estados Unidos deportó hoy a México a un expolicía acusado de estar implicado en la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela rural de Ayotzinapa en 2014, un caso aún irresuelto que sigue generando controversias en el país latinoamericano.

Se trata de Alejandro Tenescalco Mejía, quien era supervisor de la policía municipal de Iguala y era buscado por su presunta responsabilidad en la desaparición de los estudiantes.

"Tenescalco Mejía es uno de los individuos buscados en el caso, según las cortes mexicanas", informó en un comunicado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Autoridades migratorias de Estados Unidos indicaron que Tenescalco, de 41 años, cruzó ilegalmente a ese país el pasado 14 de diciembre y fue entregado a México el miércoles pasado.

El Instituto Nacional de Migración de México (INM) dijo en un comunicado que Tenescalco contaba con alerta migratoria y era buscado también por Interpol por "los delitos de delincuencia organizada y secuestro" en el caso Ayotzinapa, reportó la agencia de noticias AFP.

Los estudiantes desaparecieron entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, cuando intentaban apoderarse de autobuses en Iguala para viajar a Ciudad de México y participar en unas manifestaciones por el aniversario de la matanza de Tlatelolco, perpetrada en 1968 por el Estado mexicano.

Los estudiantes de Ayotzinapa fueron detenidos por policías que colaboraron con narcotraficantes del cartel Guerreros Unidos, que los habrían asesinado al confundirlos con miembros de una banda rival, según la versión oficial de la época.

Militares mexicanos tienen parte de responsabilidad por sus acciones u omisiones en la desaparición, reconoció un informe de una comisión gubernamental divulgado en agosto.

Hasta ahora solo han sido identificados los restos de tres víctimas y no se detuvo a los autores materiales de la masacre ocurrida durante el gobierno del presidente derechista Enrique Peña Nieto (2012-2018), quien fue duramente cuestionado por no haber ido a fondo con las investigaciones.

El 15 de noviembre pasado, la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) urgió a México a garantizar una pesquisa independiente sobre los estudiantes desaparecidos, cuya investigación oficial fue defendida por el actual mandatario Andrés López Obrador. (Télam)