Estados Unidos dijo hoy que los ataques masivos lanzados ayer por Rusia contra varias ciudades ucranianas, que impactaron sobre infraestructura civil, son "crímenes de guerra", mientras Países Bajos anunció que envió una delegación "bajo la bandera de la Corte Penal Internacional (CPI)" a Ucrania para recopilar pruebas de esos posibles delitos.

"Rusia está usando el tiempo para intentar reagrupar fuerzas e impone una campaña de terror, una campaña de máximo sufrimiento sobre la población civil ucraniana, para derrotar la moral", dijo el jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, general Mark Milley en conferencia de prensa.

Las declaraciones del funcionario estadounidense se produjeron un día después de que Rusia lanzara masivos ataques con decenas de misiles contra varias ciudades ucranianas, incluida Kiev, donde alcanzó edificios residenciales y dejó sin luz a la mitad de sus habitantes.

En el contexto de esos ataques cayó un misil en territorio de Polonia y generaron temor a que la OTAN se viera involucrada en una guerra con Rusia derivada de su invasión a Ucrania.

Sin embargo, luego de los primeros señalamientos a Moscú por ese misil, Polonia y la alianza atlántica indicaron que "probablemente" se trató de un proyectil disparado por las defensas antiaéreas ucranianas.

Por su parte, Países Bajos mandó un equipo de especialistas forenses a Ucrania para recopilar, durante seis semanas, pruebas sobre posibles crímenes de guerra, informó el canciller, Wopke Hoekstra.

"Hemos enviado equipos de investigación forense a Ucrania bajo la bandera de la CPI; el grupo actual de 42 miembros trabajará en el territorio ucraniano durante seis semanas", escribió Hoekstra en Twitter.

El diplomático, que se encuentra de viaje en Kiev, habló ayer con miembros del equipo de investigación forense de Países Bajos y sus colegas ucranianos, los cuales "recopilan pruebas en Ucrania que pueden utilizarse en investigaciones sobre posibles crímenes de guerra y procesos penales", según la agencia de noticias Sputnik.

"Tengo el mayor respeto por el crucial trabajo que realiza este equipo neerlandés en circunstancias extremas; sus historias me causaron una profunda impresión", subrayó.

El titular destacó en otro tuit que "la dedicación y profesionalismo" del equipo "ayudarán a lograr justicia para las víctimas", pues "los crímenes internacionales cometidos en Ucrania no pueden quedar impunes".

El pasado 2 de marzo, la Fiscalía de la CPI inició una investigación sobre los acontecimientos en Ucrania, y el 11 de ese mes, el fiscal del organismo, Karim Khan, anunció que el equipo de investigación había empezado a recoger las evidencias correspondientes.

A fines de agosto, Países Bajos decidió enviar tres misiones de expertos forenses a Ucrania para ayudar en la investigación de crímenes de guerra de la CPI.

Rusia recordó que no coopera con la CPI y rechazó en más de una ocasión las acusaciones de cometer crímenes de guerra en Ucrania.

El pasado 23 marzo, a solo semanas del inicio de la guerra, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, acusó a Khan de promover los ánimos antirrusos y pasar por alto las atrocidades de Kiev contra los habitantes de Donbás.

Según las autoridades de la provincia ucraniana de Lugansk, anexionadas por Rusia luego de plebiscitos criticados por las potencias occidentales, se presentaron ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y la CPI más de 3.000 demandas desde 2014, durante los ocho años del conflicto en Donbass, por los crímenes de guerra perpetrados presuntamente por Kiev, que nunca llegaron a investigarse. (Télam)