Estados Unidos presentó hoy un informe en el que reitera que son "ilegales" los reclamos de Beijing sobre el llamado Mar de China Meridional, que pone en discusión su jurisdicción con Filipinas, Vietnam y otros países de la región.

Un informe de 47 páginas -una actualización del estudio de 2014- de la Oficina de Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos Internacionales del Departamento de Estado dijo que China no tenía base en el derecho internacional para sus pretensiones, que chocan con reclamos de vecinos del sudeste asiático.

El documento llama a Beijing a "cesar sus actividades ilegales y coercitivas en el Mar de China Meridional".

"El efecto general de estos reclamos marítimos es que la República Popular China reclama ilegalmente la soberanía o alguna forma de jurisdicción exclusiva sobre la mayor parte del Mar de China Meridional", señala el texto, reseñado por la agencia de noticias AFP.

Para Estados Unidos, “estas afirmaciones socavan gravemente el estado de derecho en los océanos y numerosas disposiciones universalmente reconocidas del derecho internacional reflejadas en la Convención", en referencia a un tratado de la ONU de 1982 sobre el derecho del mar ratificado por China, pero no por Washington.

El informe también cuestionó la llamada "línea de nueve guiones" que forma la base de gran parte de la postura de Beijing.

Click to enlarge
A fallback.

En 2016, un tribunal internacional falló a favor de Filipinas en sus quejas sobre los reclamos de China, que respondió con nuevas justificaciones, incluso hablando de sus "derechos históricos" sobre el área.

El documento del Departamento de Estado estadounidense asegura que esas afirmaciones históricas "no tenían base legal" y que China no había ofrecido detalles.

Pekín reclama cuatro "grupos de islas", que según el estudio del Departamento de Estado no cumplían con los criterios para las líneas de base bajo la convención de la ONU.

El Mar de China Meridional alberga reservas de petróleo y gas y representa una valiosa ruta de navegación. A su alrededor se ubican, además de China, Filipinas y Vietnam, Taiwán –que Beijing también reclama como propia-, Malasia, Brunéi e Indonesia. (Télam)