El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció hoy que encargó a la vicepresidenta Kamala Harris la gestión de la crisis de migrantes en la frontera con México.

"No puedo pensar en nadie más calificado", afirmó Biden a periodistas en una reunión en la Casa Blanca junto a Harris y a los jefes del Departamento de Seguridad Interior (DHS) y del Departamento de Salud.

"Ella aceptó liderar este esfuerzo diplomático", agregó en relación a los diálogos con México y con los países del Triángulo Norte de América Central, de donde provienen la mayoría de los menores que llegan a Estados Unidos, según la agencia de noticias AFP.

Esta es la primera misión que Biden encarga a su vicepresidenta, que siempre lo acompaña en sus comparecencias.

"Esta nueva alza a la que estamos asistiendo comenzó durante el gobierno pasado, pero es ahora nuestra responsabilidad", precisó Biden en relación a las cifras de las llegadas a la frontera.

Este anuncio coincide con el envío de una delegación de la Casa Blanca a la frontera sur del país, en medio de las acusaciones de los republicanos de que el Gobierno no toma las medidas necesarias para enfrentar la crisis, especialmente en relación a un aumento de las llegadas de menores no acompañados.

Durante la reunión Harris reiteró el mensaje que busca transmitir el gobierno de Biden. "La gente no debería venir a la frontera ahora", indicó la vicepresidenta. (Télam)