Estados Unidos e Israel volvieron a convocar hoy al Grupo Consultivo Estratégico para discutir sobre la posibilidad de reabrir un diálogo nuclear con Irán, pero el Gobierno de Joe Biden advirtió que no ofrecerá "ningún gesto o incentivo unilateral para inducir a los iraníes a sentarse a la mesa de negociaciones", luego que Donald Trump abandonara el acuerdo de 2015 de manera unilateral.

"No ofreceremos ningún gesto o incentivo unilateral para inducir a los iraníes a sentarse a la mesa de negociaciones", prometió el vocero del Departamento de Estado norteamericano, Ned Price, en una conferencia de prensa en la que además anunció la convocatoria del grupo consultativo.

Biden ha hecho gestos en las últimas semanas a favor de retomar el diálogo nuclear con Irán y hoy buscó sumar a Israel, estrecho aliado suyo y rival declarado de Teherán, al proceso.

"El asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan encabezó la participación de una delegación interagencial de Estados Unidos en una reunión virtual del Grupo Consultivo Estratégico Estados Unidos-Israel el 11 de marzo", informó en un comunicado el Consejo de Seguridad Nacional.

Israel siempre ha sido categórico en su rechazo a un acuerdo nuclear con Irán, inclusive en 2015, cuando el entonces Gobierno de Barack Obama -con Biden como vice- firmó junto al resto de las potencias mundiales un texto con Teherán para congelar su programa nuclear a cambio de levantar las sanciones internacionales en su contra.

La delegación interinstitucional israelí estuvo encabezada hoy por el asesor de seguridad nacional Meir Ben-Shabbat y él y Sullivan acordaron continuar las discusiones, que incluirá la totalidad de temas de interés en las relaciones entre Estados Unidos e Israel, citó la agencia de noticias Sputnik.

Según informes de prensa anteriores, Israel trató de presentar durante la reunión sus últimos datos sobre el proyecto nuclear de Irán para establecer "una línea de base de inteligencia mutua" antes de pasar a las discusiones políticas.

El Grupo Consultivo Estratégico fue establecido en 2009 e incluye a funcionarios de varias agencias de defensa, política exterior e inteligencia. (Télam)