Estados Unidos modificó hoy su postura sobre la eventual compra de petróleo ruso, al autorizar descargas “en los casos en que sea necesario para hacer frente a emergencias de embarcaciones, incluso en relación con la seguridad de la salud y la protección del medio ambiente” y la compra a Bulgaria, Croacia y estados de la Unión Europea que no tengan salida al mar del bloque.

Los dos permisos, uno interno y otro hacia aliados, fueron informados por el Departamento del Tesoro y marcan una pequeña variante en la postura de Washington desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania, en febrero pasado.

La "GL (licencias generales, por sus siglas en inglés) 57 autoriza todas las transacciones prohibidas por la determinación que normalmente son incidentes y necesarias para abordar emergencias de embarcaciones relacionadas con la salud o la seguridad de la tripulación o la protección del medio ambiente, incluido el atraque o anclaje seguro, reparaciones de emergencia u operaciones de salvamento", detalló el organismo.

Agregó el Departamento que "este GL solo autoriza la descarga de petróleo ruso si esa descarga es en un incidente y es necesaria para abordar las emergencias de los buques como se describe en GL 57”, pero remarcó que “no autoriza ninguna transacción relacionada con la venta de petróleo ruso en violación de la determinación".

Además, el Tesoro informó que EEUU autorizó todas las transacciones relativas al transporte marítimo de petróleo crudo del proyecto ruso Sakhalin-2 únicamente para su importación a Japón.

En marzo, el presidente Joe Biden había prohibido las importaciones de petróleo, gas natural y carbón de Rusia en rechazo a la operación militar en Ucrania.

Otra disposición conocida hoy -y reportada por la agencia Sputnik- autorizó transacciones relacionadas con la importación de petróleo ruso a Bulgaria, Croacia o cualquier miembro sin salida al mar de la UE.

El GL 56 autoriza “ciertas transacciones relacionadas con la importación de petróleo ruso a la República de Bulgaria, la República de Croacia o los estados miembros de la Unión Europea sin litoral como se describe en el Reglamento del Consejo (UE) 2022/879 del 3 de junio de 2022 ", señala la guía.

El reglamento de la UE, adoptado en junio, contenía varias exenciones con respecto a Bulgaria, Croacia y cualquier estado miembro de la UE sin litoral, ahora incorporados a la guía estadounidense recientemente publicada sobre la implementación de la política de precios máximos para el crudo ruso.

Específicamente, se autorizó a Bulgaria a ejecutar acuerdos concluidos antes del 4 de junio de contratos para la compra, importación o transferencia de petróleo crudo y productos derivados del petróleo transportados por mar desde Rusia entre el 5 de diciembre de 2022 y el 31 de diciembre de 2024.

Y se habilitó a Croacia a comprar, importar o transferir gasóleo de vacío originario de Rusia, si no hay disponible un suministro alternativo de gasóleo de vacío, entre el 5 de febrero de 2023 y el 31 de diciembre de 2023.

A partir del 5 de diciembre, la UE también autorizó a cualquier miembro sin litoral del bloque a comprar petróleo transportado por mar ruso si se interrumpe el suministro de petróleo crudo por oleoducto desde Rusia hasta que se restablezca el suministro o hasta que el Consejo de la UE decida poner fin a esta exención.

Finalmente, el Departamento de Estado anunció que el tope a los precios del petróleo ruso no aplicará al crudo "significativamente transformado" fuera de ese país.

"Si luego de pasar por aduanas, el petróleo ruso es llevado nuevamente al mar (por ejemplo, usando transporte marítimo) sin ser transformado significativamente fuera de la Federación de Rusia, el top de precios continúa aplicando", informó el departamento.

El Tesoro agregó que una vez que el petróleo sea transformado significativamente fuera de Rusia, no será considerado de ese origen, por lo que no se le aplicará el tope de precios.

El diario The Wall Street Journal informó hoy que EEUU y sus aliados del G7 están cerca de acordar un tope de precios para el petróleo ruso, que estaría entre los 60 y 70 dólares por barril. (Télam)