En medio del creciente número de inmigrantes que llegan a la frontera sur de Estados Unidos, el Gobierno de Joe Biden informó hoy que alcanzó acuerdos con México, Honduras y Guatemala para que desplieguen más tropas con el objetivo de frenar el flujo migratorio, que el mes pasado marcó cifras récord.

"Aseguramos acuerdos para que pongan más tropas en su propia frontera. México, Honduras y Guatemala han acordado hacer esto. Eso no solo evitará que los traficantes, los contrabandistas y los carteles se aprovechen de los niños en camino aquí, sino también protegerá a esos niños", dijo Tyler Moran, el asesor especial para la inmigración de Biden.

Miles de personas, principalmente centroamericanas, se volcaron nuevamente a la frontera esperanzados en cruzar y solicitar asilo, alegando la pobreza y la violencia que sufren en sus países de origen, lo que provocó que Estados Unidos enfrentara el mayor aumento de la migración ilegal desde la asunción de Biden en enero pasado y tras revertir algunas de las políticas de Donald Trump.

Tan sólo en el mes de marzo se registró el ingreso ilegal de más de 172.000 personas, de ellas más del 10% menores de edad, la cifra mensual más alta desde marzo de 2001.

Los últimos datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos revelaron que las detenciones en la frontera del país se dispararon en más de un 70% en marzo.

A este ritmo de detenciones, el Gobierno de Biden va camino de superar el anterior récord anual establecido en 2019, de más de 977.000 aprehensiones.

Sin embargo, el Gobierno demócrata trata de desmarcarse de sus antecesores.

Moran también aseguró que Estados Unidos no solo se está preocupando por la situación en su frontera, sino que está abordando las razones por las que personas de México y Centroamérica buscan llegar al país.

"Estamos abordando las razones por las que la gente viene de la región. Esto es realmente importante. Si solo se enfoca en nuestra frontera, no está abordando por qué la gente realmente viene a nuestra frontera. El presidente tiene un plan y está trabajando con la vicepresidenta en esto", dijo Moran, citado por Sputnik.

En la misma línea, Roberta Jacobson, coordinadora de la Casa Blanca para la frontera sur, informó que el Gobierno evalúa enviar ayuda financiera a varios países de Centroamérica, reeditando un plan que impulsó Biden como vicepresidente durante el mandato de Barack Obama.

El apoyo monetario se otorgaría a través de un programa de transferencias en efectivo que estaría sujeto a varias condiciones, indicó Jacobson que precisó que los apoyos económicos irían dirigidos a personas que viven en la región del Triángulo Norte, es decir, Guatemala, Honduras y El Salvador, aunque no proporcionó más información sobre como operaría la iniciativa. (Télam)