Estados Unidos afirmó hoy que no prohibió la venta de equipos agrícolas a Rusia, con lo que buscó rechazar las acusaciones de Moscú de que las sanciones que le impusieron países occidentales por su invasión a Ucrania son las que generan una crisis alimentaria mundial.

En un documento legal sobre exenciones a las sanciones, el Departamento del Tesoro señala que no impedirá las transacciones estadounidenses relacionadas con la producción, venta o transporte de equipos agrícolas.

Las reglas introducidas después de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero tampoco prohíben, según el Departamento del Tesoro, los productos agrícolas, como los fertilizantes, ni los dispositivos médicos o las pruebas de Covid-19.

La ampliación de las exenciones "reitera aún más que las sanciones de Estados Unidos a Rusia en respuesta a su guerra no provocada e injustificada contra Ucrania no se interponen en el camino del comercio agrícola y médico", afirmó en un comunicado el Departamento del Tesoro, según citó la agencia AFP.

Para Washington, el presidente ruso, Vladimir Putin “ha estrangulado la producción de alimentos y la agricultura, y él ha utilizado los alimentos como arma de guerra al destruir almacenamiento agrícola, instalaciones de procesamiento, robando granos y equipos agrícolas y bloqueando" los puertos del Mar Negro.

La aclaración de Estados Unidos llega después de algunos avances en las negociaciones entre Moscú y Kiev en Turquía para permitir la salida de barcos desde Ucrania, un exportador vital de trigo y otros granos.

Los buques de guerra rusos y las minas colocadas por Ucrania para evitar un temido asalto anfibio impiden la salida de cargamentos a través del Mar Negro.

La escasez de alimentos aumentó el riesgo de hambruna para decenas de millones de personas en África y países pobres, una cuestión sobre la que la ONU advierte hace meses.

(Télam)