Las 36 cárceles de Ecuador cuentan desde hoy con un nuevo sistema de monitoreo con inteligencia artificial y reconocimiento facial, una medida con la que el Gobierno aspira a mejorar el control de los penales, inmersos hace meses en choques permanentes entre bandas rivales y motines que dejaron en dos años más de 400 muertos, se informó oficialmente.

“Ecuador cuenta con un nuevo sistema de control y monitoreo para los 36 centros penitenciarios. Con inteligencia artificial y reconocimiento facial, actuaremos de manera inmediata ante cualquier disturbio”, escribió en Twitter el presidente Guillermo Lasso.

El mandatario reveló además que verificó el funcionamiento del nuevo sistema en las instalaciones del Servicio Nacional de Atención a Privados de la Libertad (SNAI), del que dependen las cárceles.

El sistema cuenta con inteligencia artificial y cámaras de reconocimiento facial que servirán, según el Gobierno, para alertar y prevenir de inmediato posibles disturbios en las prisiones.

Según la Presidencia, el Gobierno invirtió 1,2 millones de dólares en este sistema, “que genera alertas estratégicas”.

Desde febrero del año pasado, Ecuador se registraron 11 masacres carcelarias, que dejaron en total 412 víctimas en seis prisiones de cinco ciudades.

Todas las muertes están ligadas a la guerra entre bandas delictivas o a motines por traslados de los líderes de los grupos.

El gobierno armó un censo para conocer la situación de los penales, otorgó indultos para bajar el número de presos y adoptó otras medidas internas para zanjar la situación.

Lasso insistió hoy con la tarea del Ejecutivo para desarticular a las "mafias narcodelictivas" en el país y anunció que se desplegarán acciones "para proteger a los ecuatorianos".

Ayer, el mandatario informó del trasladó a Quito el Puesto de Mando Unificado donde se coordina la estrategia para el enfrentamiento a la inseguridad, que había instalado en Guayaquil el 1 de noviembre. (Télam)