El gobernador del estado estadounidense de Georgia, Brian Kemp, buscará revalidad su cargo este año tras derrotar ayer en elecciones primarias republicanas a un precandidato a gobernador que apoyaba la llamada "Gran Mentira" de Donald Trump de que hubo fraude en los comicios que el expresidente perdió en 2020 frente a Joe Biden.

Trump había depositado gran parte de su propio capital político en la elección personal de David Perdue para derrotar a Kemp en la nominación para competir por la gobernacion de Georgia en las elecciones de mitad de período de noviembre.

Perdue había hecho de las afirmaciones de Trump sobre 2020 una pieza central de su campaña, en un llamado directo a los partidarios de su mentor, que continúa cuestionando la validez del resultado de las presidenciales ganadas por el demócrata Biden.

Pero el exsenador se vio obligado a admitir su derrota, en un golpe vergonzoso para Trump, ya que el conteo inicial lo mostró perdiendo por casi 50 puntos menos de 90 minutos después del cierre de las urnas.

Se esperaba que Kemp, blanco de la ira de Trump por negarse a ayudar a anular las elecciones, ganara, pero el margen de su victoria representa una dura reprimenda al ex mandatario en un estado donde perdió por un margen muy estrecho en 2020.

Otro negacionista del resultado de las elecciones de 2020 respaldado por Trump, John Gordon, también perdió ante el fiscal general de Georgia, Chris Carr, informó la agencia de noticias AFP.

Otros cuatro estados también fueron a las urnas ayer con miras a los comicios de noviembre, que determinarán qué partido controlará el Senado y la Cámara de Representantes durante el resto del mandato de Biden.

Pero todos los ojos estaban puestos en Georgia, donde las heridas de las elecciones presidenciales de 2020 siguen supurando dos años después de que Biden ganara el estado por menos de 12.000 votos.

Las primarias de este estado del sureste incluyeron contiendas para gobernador, secretario de Estado y bancas en el Senado y la Cámara baja estadounidense, entre otros cargos.

El apoyo del exvicepresidente de Trump, Mike Pence, a Kemp marca un choque de alto perfil entre el expresidente y su compañero en la Casa Blanca, lo que subraya el tira y afloje interno del partido sobre su dirección futura.

La carrera para ser secretario de Estado de Georgia se considera tan importante como la contienda por gobernador, ya que en Estados Unidos estos son los funcionarios que supervisan las elecciones.

Los demócratas temen que, en todo el país, Trump termine teniendo leales que puedan armar falsas acusaciones de fraude de 2020 para dificultar que sus oponentes voten en 2024.

En Georgia, Trump se opone a Brad Raffensperger, quien busca la reelección como secretario de Estado.

Su retador, Jody Hice, es uno de los más de una docena de candidatos respaldados por Trump en todo Estados Unidos que aspiran a convertirse en secretarios de Estado estales y que sostienen que hubo robo en las elecciones de 2020.

Hice también estuvo entre los 147 republicanos de la Cámara baja de Estados Unidos que votaron en contra de certificar los resultados de Biden sin evidencia de fraude electoral.

Con más de 300.000 votos escrutados, Raffensperger tenía una cómoda ventaja de 17 puntos, cerca del 51%, el umbral para evitar una segunda vuelta contra Hice.

Biden fue el primer candidato presidencial demócrata desde 1992 en ganar Georgia, mientras que Raphael Warnock y Jon Ossoff triunfaron en las elecciones de segunda vuelta en enero de 2021 que arrebataron el control del Senado a los republicanos.

Warnock ganó las primarias y se enfrentará a la estrella de fútbol respaldada por Trump Herschel Walker.

Los demócratas de Georgia están haciendo todo lo posible para consolidar sus logros de 2021, alentados por la noticia de que la estrella de la campaña demócrata Stacey Abrams no tiene oposición en su candidatura a gobernadora.

Abrams generó polémica el fin de semana al afirmar que Georgia es el "peor estado del país para vivir", citando sus estadísticas de atención médica y delincuencia, el aumento de las tasas de encarcelamiento y la caída de los salarios.

En un breve discurso, Perdue respaldó a Kemp contra Abrams.

"Vamos a asegurarnos de que Stacey Abrams no sea gobernadora del estado", dijo.

También se estaban escrutando los votos de primarias en Minnesota, Alabama, Arkansas y Texas, donde un tiroteo en una escuela dejó al menos 18 niños muertos y ensombreció la elección.

(Télam)