El presidente de Colombia, Iván Duque, reclamó hoy que se garantice que las bancas del Congreso destinadas a las víctimas del conflicto a partir del año próximo, ordenadas por Consejo de Estado y la Corte Constitucional, sean realmente para perjudicados por el conflicto armado interno y no existan “rendijas” por las que puedan filtrarse candidatos que hayan tenido “empatías históricas con victimarios”.

"Lo más importante que yo veo aquí es que como país realmente garanticemos que esas curules sean para las víctimas, para las personas que por tantos años fueron laceradas por el terrorismo. Garantizar eso es fundamental", afirmó Duque.

En declaraciones a la prensa que después publicó en su cuenta de Twitter, subrayó la importancia de que "las víctimas tengan voz y voto en el diseño de políticas públicas, mucho más cuando los victimarios ya están sentados en el Congreso”, en referencia a los escaños que ocupan dirigentes de las exFARC por los acuerdos de paz de 2016.

Reseñó además que el Ejecutivo "no sanciona actos legislativos, sino que los promulga”, por lo que hay un “trámite que se tiene que cumplir así lo establece la Constitución y la ley".

Ayer, el Congreso dio cumplimiento hoy a fallos del Consejo de Estado y la Corte Constitucional por medio de los cuales las víctimas del conflicto armado tendrán 16 bancas en la Cámara de Representantes (diputados) desde 2022 hasta el 2030.

Quienes ocupan esos lugares deben salir de elecciones que se harán el 13 de marzo del año próximo, en las 16 circunscripciones especiales creadas en los acuerdos.

Duque alertó sobre la chance de que integrantes de la insurgencia pretendan ocupar esas bancas, por lo que instó a tomar medidas para evitarlo.

"Que no se vayan a abrir rendijas para que personas que no tienen esa condición o, lo que es peor aún, han tenido empatías históricas con victimarios sean los que ocupen esos escaños", puntualizó.

Esas plazas, denominadas Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz, serán ocupadas únicamente en la Cámara de Representantes para los periodos 2022-2026 y 2026-2030, ya que se trata de medidas de satisfacción como componente de la reparación integral de las víctimas, según el punto 2.3.6 del Acuerdo Final de Paz, firmado en noviembre de 2016 en La Habana.

Los 16 escaños le darán voz en el Congreso a las víctimas del conflicto armado en el país y a los representantes de comunidades del Chocó, Cauca, Nariño, Catatumbo, Guaviare y Urabá. (Télam)