El presidente de Colombia, Iván Duque, debió desprenderse de un asesor que quedó comprometido en una investigación porque su esposa logró en pocos meses firmar 24 contratos con entidades públicas, informó hoy la prensa local.

El ahora exasesor es Andrés Mayorquín, cuya esposa, la economista Karen Liseth Vaquiro Cuéllar, se convirtió en “una megacontratista del Estado”, según reseñó el diario bogotano El Tiempo.

"El Director del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República (Dapre) informa que a partir del 11 de enero de 2022, Andrés Mayorquín ya no se desempeña como asesor de la Presidencia de la República”, señaló un comunicado de la Presidencia.

El texto revela además que el 12 de noviembre la Oficina de Control Disciplinario de la Presidencia inició una investigación contra Mayorquín, quien se desempeñaba como servidor del Dapre y asesor de la jefe de Gabinete, María Paula Correa.

"La investigación se encuentra en etapa probatoria. El investigado fue notificado en su momento y se encuentra actuando dentro de la investigación, de conformidad con lo establecido en la Ley 734 de 2002", señala la comunicación.

Dejó en claro la dependencia que ni Correa ni funcionarios de Presidencia “tenían conocimiento de los contratos con entidades públicas que tenía la esposa de Mayorquín".

Click to enlarge
A fallback.

Vaquiro fue denunciada a partir de una investigación periodística que la señala por haber dado un enorme salto hasta convertirse en megacontratista del Estado en apenas unos meses, que coinciden con la llegada de su marido llegó al cargo.

La denuncia de Blu Radio reseñó que después de trabajar cinco años como docente, contratista y miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) en el Congreso, el abogado llegó a la Casa de Nariño, y que progresivamente fue ganando espacio.

“Gracias a su trabajo como asesor -que consistía en hacer seguimiento del proceso legislativo, del comportamiento de los congresistas y del curso de los proyectos que más le interesan al Gobierno-, su esposa también aumentó su capacidad para obtener contratos”, señaló El Tiempo.

La nota reseña que la esposa de Mayorquín se convirtió en contratista de más de quince entidades del Estado y que desde enero de 2020 firmó 24 contratos con el Estado por 1.245 millones de pesos (308.000 dólares). (Télam)