El presidente de Colombia, Iván Duque, reivindicó hoy la “transformación” en marcha de la Policía Nacional, cuestionada por organismos defensores de derechos humanos nacionales y extranjeros, como paso previo a “fortalecer la confianza de los ciudadanos en la institución”.

"La transformación integral y la modernización de la Policía está en marcha y vela por la transparencia, los más altos estándares en derechos humanos y procedimientos", destacó Duque durante el acto de conmemoración de los 130 años de la fuerza, en Bogotá.

El mandatario destacó que el proceso de transformación apunta a "mejorar la calidad del servicio, fortalecer la confianza de los ciudadanos en la institución y el reconocimiento de su legitimidad, mediante un proceso que involucra mecanismos de rendición de cuentas y evaluación de impacto como parte del mandato legal".

La fuerza fue muy criticada por los actos de represión y los abusos durante las protestas callejeras que, por dos meses, acompañaron el paro nacional que el país enfrentó desde fines de abril a mediados de junio.

Duque reseñó que la modernización de la Policía tiene cuatro proyectos marco: el 033 de carrera policial, la profesionalización de sus miembros con énfasis en derechos humanos, el estatuto disciplinario policial y el nuevo diseño organizacional, que también incluye un cambio de imagen e identidad institucional.

Durante la ceremonia, realizada en la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander, en Bogotá, el mandatario impuso condecoraciones a los oficiales más destacados y ascendió a subtenientes 163 cadetes, y aseguró que gracias a su acción hoy se tiene "la tasa de homicidios más baja en 46 años” y se logró “la captura y neutralización de principales cabecillas de los grupos criminales, disidencias (de las FARC) y narcotraficantes".

Click to enlarge
A fallback.

Un informe conjunto presentado por la organización social colombiana Temblores y por el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) señaló que en el marco de las protestas en Colombia, de abril a junio, se registraron 77 muertes violentas, la mayoría de las cuales se señala a la Policía, por lo que el Gobierno inició un plan de modernización de la institución.

Dentro de la fuerza, el cuerpo más cuestionado es el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cuya eliminación y reemplazo por una fuerza nueva el Senado descartó ayer, por la postura de la mayoría oficialista.

(Télam)