El primer ministro italiano, Mario Draghi, se mostró hoy abierto a retirar su renuncia si los partidos que forman parte del Gobierno están dispuestos a "reconstruir un nuevo pacto de confianza, sincero y concreto" con un "apoyo convencido", al tiempo que los llamó a "reconstruir" un espíritu de unidad nacional "con coraje, altruismo y credibilidad".

"El único camino posible si queremos seguir juntos es reconstruir este pacto de unidad nacional que dio origen al Gobierno, con coraje, altruismo y credibilidad", planteó el premier ante el Senado, mostrándose abierto a retirar su dimisión si consigue el apoyo de las fuerzas de la mayoría del Gobierno.

Draghi renunció el jueves pasado luego de que el Movimiento Cinco Estrellas, una de las fuerzas oficialistas, rechazara aprobar un "voto de confianza" al Ejecutivo en disconformidad con un paquete de leyes sociales y económicas, en un gesto que el premier consideró hoy "político" y que prometió no "ignorar ni minimizar".

"Hace falta un nuevo pacto de confianza, sincero y concreto. No una confianza de fachada. ¿Los partidos y ustedes, parlamentarios, están prontos a reconstruir este pacto?", preguntó Draghi tres veces en lo que pareció un ultimátum para decidir su continuidad.

"¿Están prontos a confirmar el esfuerzo de los primeros meses que luego se debilitó?", preguntó, luego de haber destacado el espíritu de "unidad nacional" con el que había nacido su Gobierno 17 meses atrás y cuando cosechó 262 votos a favor y 40 en contra en el Senado.

En su discurso de casi una hora, que luego dejó por escrito en Diputados, Draghi reveló que una de las razones por la que está dispuesto a continuar en el cargo fueron "las movilizaciones de estos días a favor de la continuidad del Gobierno, sin precedentes e imposibles de ignorar".

En particular, el premier se refirió a una carta firmada por más de 2.000 alcaldes y una declaración pública del sector de la salud, a quienes renovó la "gratitud" por lo hecho en pandemia.

"Estamos aquí porque, y solo porque, los italianos lo pidieron. Las respuestas a estas preguntas no me la deben dar a mí, se las deben dar a todos los italianos", se despidió el premier, antes de que se inicie la discusión entre parlamentarios que derivará en una votación a favor o no de su continuidad prevista para a tarde.

"Italia necesita un Gobierno capaz de moverse", reclamó Draghi a los parlamentarios, tras dar algunos avances de lo que imagina como eventual programa en caso de su continuidad, como el apoyo a Ucrania y la OTAN, el plan de obra pública conocido como PNRR y la revisión al alza del salario mínimo, además de un guiño al Cinco Estrellas con la promesa de continuidad del denominado "Ingreso de ciudadanía".

"Italia es fuerte cuando sabe estar unida", invitó Draghi a los partidos.

Para la votación sobre un nueva "confianza" al Gobierno, prevista para las 19 de Roma, se espera que finalmente los partidos de derecha que forman parte de la coalición de Gobierno, la Liga de Matteo Salvini y Fuerza Italia de Silvio Berlusconi, renueven su confianza a Draghi aunque con un reclamo para que se aparten los tres ministros y seis subsecretarios que el Cinco Estrellas tiene en el Ejecutivo, considerado "poco confiables".

"Hay una gran preocupación tras la elección de los Cinco Estrellas para abrir una crisis. Nuestras acciones siempre estarán dictadas por un gran sentido de responsabilidad hacia los ciudadanos", dijo a Télam antes de la votación el vicepresidente de Fuerza Italia Antonio Tajani, en una señal de aval a la continuidad de Draghi.

Una de las incógnitas es si la Liga mantendrá o no su idea de vetar la continuidad de los ministros de Interior, Luciana Lamorgese, y de Salud, Roberto Speranza, sobre los que había planteado varias críticas en las últimas semanas.

El interrogante, de cara a la votación, pasa por saber si el Cinco Estrellas votará de forma conjunta el apoyo a Draghi y abre así un frente de conflicto con los partidos de derecha, o si la fuerza liderada por Giuseppe Conte se escinde con un grupo pro-Ejecutivo y uno contrario.

Antes de la votación, los partidos debatirán durante cinco horas y media y luego escucharán una eventual "réplica" del premier.

Economista de 74 años, expresidente del Banco Central Europeo entre 2011 y 2019 tras más de 30 años de carrera en los principales organismos internacionales en la que cosechó elogios de todo el establishment europeo, Draghi fue designado por el papa Francisco como miembro de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano en 2020. (Télam)