Carabineros detuvo hoy a doce personas que participaban de una boda clandestina en la Parroquia Santa María de la comuna de Las Condes, en la capital de Chile, bajo cuarentena ante el avance de la segunda ola de coronavirus en el país.

Entre los detenidos se encuentran los novios, el cura y su acólito, un fotógrafo y los cuatro padrinos. A todos se les cursará un sumario sanitario.

En comunas en cuarentena el aforo para participar de cultos religiosos es de cinco personas, pero la celebración de matrimonios está prohibida.

El sacerdote Pedro Ríos confirmó la realización del matrimonio, pero aseguró que se habían respetado todos los protocolos, incluso con el aforo máximo de diez personas, versión que no coincide con la entregada por la comandante Alison Larrañaga, quien aseguró que en la iglesia había doce personas.

La uniformada agregó que los novios argumentaron que en el Arzobispado les habían señalado que el matrimonio se homologa a las uniones civiles a la hora de recibir autorización, una información errónea.

En tanto, el Arzobispado de Santiago emitió un comunicado en el que asumió la responsabilidad por los errores protocolares que terminaron en la detención de las personas presentes, y explicó que "el error" se debió a que el protocolo propio, "publicado en la web institucional, no estaba actualizado en lo que refiere a celebración de matrimonios, ya que mencionaba la asistencia de diez personas, cuando solo podían ser cinco", según la agencia de noticias ANSA

(Télam)