Una diputada escocesa acusada de viajar entre la ciudad de Glasgow y Londres, la capital británica, en 2020 a pesar de saber que tenía síntomas de coronavirus, será juzgada ante un tribunal en agosto próximo.

Se trata de Margaret Ferrier, de 61 años, diputada del Partido Nacional Escocés (SNP), que fue suspendida en sus funciones en septiembre de 2020, tras haber sido denunciada.

Está acusada de exponer intencionalmente a las personas al riesgo de infección, enfermedad y muerte al visitar varios lugares en el área de la ciudad escocesa de Glasgow y Londres, después de que se le dijo que se aislara a fines de septiembre de 2020, cuando el país entraba en una ola de contagios que duró hasta febrero de 2021.

Ferrier que compareció esta mañana ante un tribunal de Glasgow, se declaró inocente y se le concedió la libertad bajo fianza, por lo que enfrentará un juicio a fines de este año.

La diputada habría realizado varios viajes entre el 26 y el 29 de septiembre de 2020 a un club de natación, un centro de estética y una boutique en la localidad escocesa de Rutherglen.

También se la acusó de visitar un restaurante al este de la localidad de Dunbartonshire, una iglesia en Glasgow y un bar en Prestwick.

Click to enlarge
A fallback.

Finalmente, la diputada, que ya sufría síntomas, realizó el viaje de regreso a Escocia en tren desde Londres.

La fecha del juicio está fijada para el 15 de agosto y el fiscal Mark Allan adelantó que habrá algunos testigos policiales, pero la mayor parte del caso se llevará a cabo con testigos civiles.

Reino Unido es uno de los países europeos más golpeados por la pandemia y, en medio de grandes críticas a la gestión pública de la pandemia, muchos dirigentes, incluso del Gobierno nacional, han sido forzados a renunciar por sus violaciones a las restricciones impuestas para frenar el virus. (Télam)