Diplomáticos de la Unión Europea (UE) que intentan salvar el acuerdo nuclear con Irán revelaron hoy que se lograron "algunos avances técnicos", pero advirtieron que se está "llegando rápidamente al final del camino para esta negociación" y expresaron malestar por "una pausa decepcionante" que atribuyen a la República Islámica.

"En las últimas 24 horas se han hecho algunos avances técnicos, pero queda muy poco espacio para estas negociaciones", indicaron en un comunicado los representantes de Francia, Alemania y el Reino Unido tras el final de un ciclo de conversaciones en Viena.

"Estamos llegando rápidamente al final del camino para esta negociación", agregaron y criticaron la pausa pedida por Irán.

Además, las tres potencias europeas dijeron que el jefe de la delegación iraní, Ali Bagheri afirmó su deseo de volver a Teherán, aunque lamentaron lo que calificaron como "una pausa decepcionante" en las negociaciones. No aclararon el motivo de esa decisión.

Aunque no fijaron fecha para una nueva cita, esperan poder verse antes de final de año, consignó la agencia de noticias AFP.

Agregaron que el conjunto de los demás socios estaban "listos para seguir las discusiones" y pidieron a los iraníes "retomarlas rápido" y acelerar su ritmo.

Click to enlarge
A fallback.

"Hemos logrado buenos avances esta semana", estimó, por su parte, en Twitter Bagheri.

Los contactos retomados a finales de noviembre buscan que Estados Unidos vuelva al acuerdo internacional y que Irán se comprometa a frenar sus actividades nucleares, para lo cual ya avisó en numerosas ocasiones que la primera potencia mundial debe suspender las sanciones que le impuso el expresidente Donald Trump cuando abandonó el acuerdo de manera unilateral y pese a los pedidos de sus propios aliados europeos.

En tal sentido, el miércoles Estados Unidos se declaró dispuesto a eliminar las sanciones como gesto de buena voluntad para salvar el pacto nuclear.

Los diplomáticos de la UE y de Estados Unidos han sido cautelosos y los delegados del Reino Unido, Francia y Alemania, que forman parte del acuerdo internacional, alertaron el lunes que se está perdiendo un "tiempo precioso" lidiando con lo que consideran "posturas inconsistentes de Irán", en donde este año asumió el poder un nuevo Gobierno más crítico de las negociaciones.

Estados Unidos, que se retiró del acuerdo en 2018, participa de forma indirecta en el diálogo.

El acuerdo, alcanzado en 2015 durante los Gobierno estadounidense de Barack Obama e iraní de Hasan Rohani, funcionó hasta que Trump decidió abandonarlo, impuso nuevamente las sanciones contra Irán y este, en represalia, dio varios pasos para aumentar sus actividades nucleares.

A comienzos de año, Teherán también comenzó a restringir las actividades del organismo de la ONU que supervisa las actividades nucleares, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), presidida por el argentino Rafael Grossi.

Ayer, Teherán y el OIEA, con sede en Viena, anunciaron que alcanzaron un acuerdo para reemplazar las cámaras en una planta que fabrica centrifugadoras en Karaj, que según Irán fueron dañadas en junio en un ataque que adjudicó a Israel.

Al respecto, Grossi dijo hoy que tiene sus "dudas" sobre una unidad de memoria perdida de una cámara del complejo, y especificó que no hay un acuerdo con Irán sobre el tema.

"No se olviden que esta es una planta que conocemos muy bien, sabemos qué equipamientos hay", concluyó.

(Télam)