La Justicia ecuatoriana ordenó hoy la prisión preventiva "por delito de sicariato" para un sospechoso tras el crimen perpetrado ayer contra un fiscal que investigaba femicidios, indicó ese órgano judicial en redes sociales.

"Por pedido de Fiscalía, se dictó prisión preventiva para Samuel P. Ch (..), mientras que para C. S. D. B. (menor de edad) se resolvió internamiento preventivo" señala el texto en la cuenta de Twitter de la fiscalía

Ambos sujetos son sospechosos de estar involucrados en la muerte violenta del fiscal Édgar Escobar ocurrido ayer en la mañana frente a una de las instalaciones de la Fiscalía en la ciudad costera de Guayaquil.

Édgar Escobar formaba parte de una unidad a cargo de crímenes de odio y de mujeres por razón de género.

Los dos presuntos agresores fueron detenidos ayer durante un operativo en un populoso cerro de Guayaquil, azotado por una ola de crímenes vinculados con el tráfico de drogas que también golpeó las prisiones con cientos de muertos en matanzas.

Ambos fueron trasladados a la Unidad de Flagrancia Cuartel Modelo y puestos a órdenes de las autoridades judiciales en una acción policial en la que se incautaron una motocicleta y el arma con la que habrían disparado a la víctima.

El asesinato de Escobar coincide con el escándalo por la desaparición de la abogada María Belén Bernal, de 34 años, en una sede policial en Quito.

La Fiscalía General dijo también ayer que continuaban las tareas de búsqueda de Bernal.

Hace una semana, la mujer ingresó a la Escuela Superior de Policía (ESP) para visitar a su esposo, el teniente Germán Cáceres.

El oficial está prófugo desde que fue interrogado por fiscales.

Ecuador registra altos índices de violencia de género.

Según el mismo organismo, al menos 573 mujeres han sido asesinadas desde 2014 en casos tipificados como femicidios. (Télam)