El narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, uno de los más buscados por Estados Unidos por la muerte del agente de la DEA Enrique "Kiki" Camarena en 1985, fue arrestado en México.

De 69 años y uno de los líderes del extinto cártel de Guadalajara, Caro Quintero fue detenido por agentes de la Marina en el norteño estado de Chihuahua, según reportes de medios locales citados hoy por la agencia de noticias AFP.

La recompensa por el narcotraficante asciende a 20 millones de dólares, la cifra más alta que la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) ofrecía por un criminal mexicano, aún por arriba de los montos ofertados por capos en plena actividad como Nemesio Oseguera, alias El Mencho, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (10 millones).

Caro Quintero había sido atrapado en 1985 por ordenar el asesinato de Camarena y condenado a 40 años de prisión, que cumplía en una cárcel mexicana, pero fue liberado en agosto de 2013 por un tecnicismo legal.

Tras su liberación, el gobierno de Estados Unidos reclamó su captura y su extradición, bajo cargos de secuestro y asesinato de un agente federal, crímenes violentos, posesión y distribución de cocaína y marihuana, entre otros.

El agente Camarena fue torturado y asesinado en 1985 después de estar cuatro años infiltrado en el cártel de Guadalajara, fundado por Caro Quintero, Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo.

En una entrevista concedida al semanario Proceso en 2016, mientras estaba prófugo, Caro Quintero negó haber ordenado el asesinato Camarena.

Dijo también que tras varios años en el narcotráfico solo quería "vivir en paz". "Lo único que busco es paz y le pido perdón a la sociedad de México por los errores que cometí", señaló. (Télam)